Manejo de la nutrición del tomate en racimo

Manejo de la nutrición del tomate en racimo

IMG_2698La producción de tomate en racimo es una alternativa para productores de tomate interesados en satisfacer un mercado nicho dentro de la industria de producción de tomate fresco.

Sin embargo, es importante notar que la producción del tomate en racimo no es tan fácil y requiere de atención y cuidado especiales. Los mejores resultados en la producción de este tomate se han logrado en plantaciones injertadas.

Publicidad

Material para la producción de plántulas injertadas

Variedad. Para la producción óptima de sus plántulas de tomates en racimo, es muy importante comenzar con elegir la variedad adecuada para la siembra.

La mejor variedad es aquella que ya está adaptada a su región, la cual producirá frutos de maduración uniforme en el racimo con una coloración adecuada, sin manchas. Los racimos deben ser uniformes, con un promedio de cuatro frutos de tamaño 2.5 pulgadas.

Patrón. Al elegir el patrón o portainjertos para su variedad, recuerde que éste debe ser compatible la misma. Limítese a usar patrones con resultados probados que ya hayan mostrado las resistencias adecuadas a sus necesidades; pero no solamente debe mostrar resistencias y tolerancias a plagas y enfermedades, sino que también debe ayudarlo a cumplir con el balance fruto-tallo de sus objetivos finales.

Producción de plántulas
La producción de plántulas para tomates en racimo le permitirá conseguir las mejores plántulas al producir un tallo balanceado entre la variedad y el patrón. Además le dará la oportunidad de realizar el injerto según su programación de producción.

Sin embargo, a fin de no sacrificar sus esfuerzos, deberá hacer de la sanidad de su área de producción uno de sus objetivos principales. Una vez tenga las plántulas del patrón y las variedades listas, podrá iniciar el proceso de injertar.

Al hacer sus injertos, asegúrese de emplear prácticas de inocuidad en todo momento. Deberá mantener el lugar a una temperatura entre 25 y 28°C y con una humedad relativa de 95%. Asegúrese de tener niveles de iluminación adecuados a fin de garantizar la calidad de sus trasplantes antes de sembrar.

Trasplante y nutrición
Cuando esté listo para sacar las plantas de las charolas, asegúrese de hacerlo con el mayor cuidado posible. Cuide de no trasplantar más profundo del cepellón y evite que la planta franca toque la tierra — en caso de ser injerto. Finalmente, si es injerto, realice una aplicación de cobre al pie de la planta. Esta aplicación va a proteger la planta de los patógenos del suelo.

Cada etapa de nutrición requerirá un manejo diferente, ajustado a las necesidades de crecimiento y desarrollo de la planta. A continuación veremos una muestra de la nutrición recomendada sólo como guía, ya que cara región tiene suelo, agua y sustrato diferentes.

En los siguientes cuadros notará que con el crecimiento de la planta, aumentará la CE y la relación nitrógeno nítrico/amoniacal. Además la cantidad de calcio aplicado continuará en aumento hasta la quinta etapa, mientras que el magnesio se mantendrá siempre a la mitad de la cantidad del calcio. El calcio le permitirá reforzar la pared del fruto de manera gradual.

Recuerde que en adición a una estrategia de nutrición adecuada, una buena polinización le ayudará a lograr frutos uniformes.

1 PRIMERA ETAPA [del trasplante al día 20]

En la primera etapa de nutrición es importante utilizar una fórmula triple 20 ó triple 19 de fertilizantes ultrasolubles. Además, deberá mantener una conductividad 1.2 mmhos/cm y el pH a 6.5.

Utilice un enraizador de 1 a 2 litros por hectárea por semana.

2 SEGUNDA ETAPA [del día 20 al día 35]

En esta etapa se recomienda mantener la CE (conductividad) en 1.5 mmhos/cm y el pH en 6.5; utilizar micromix y fierro (EDDHA), boro y enraizador como una constante durante el cultivo.

etapa dos

Además deberá emplear una relación nitrógeno nítrico amoniacal de 75/25.

3 TERCERA ETAPA [del día 35 al 50]

En este etapa seguirá aplicando los micros de la etapa anterior por el riego. Mientras que el pH se mantendrá en 6.5, la CE se incrementa a 2.0 mmhos/cm y la relación nitrógeno nítrico/amoniacal será ahora de 80/20.

etapa tres

En la próxima página: Etapas 4-6