El manejo de nemátodos en hortalizas

El manejo de nemátodos en hortalizas

Foto por R.J. Reynolds Tobacco Company Slide Set

Foto por R.J. Reynolds Tobacco Company Slide Set

Los nemátodos son depredadores invisibles del rendimiento que pueden afectar a la mayoría de los cultivos de hortalizas producidos con fines comerciales. Las reducciones de rendimiento pueden ser cuantiosas pero variarán dependiendo del cultivo y de la especie de nemátodos. Asimismo, el daño por nemátodos puede predisponer a las plantas, volviéndolas vulnerables a las infecciones de patógenos fungales o bacterianos transmisores de enfermedades.

Publicidad

Síntomas Típicos

Los síntomas típicos del daño por nemátodos pueden aparecer a nivel superficial o en el subsuelo, en el follaje y en las raíces. Los síntomas foliares generalmente se presentan en forma de achaparramiento de las plantas, marchitez prematura y clorosis foliar (amarillamiento). Por lo general las plantas que presentan esos síntomas forman grupos compactos (parches) en lugar de abarcar todo el campo de cultivo; lo cual se debe al patrón de distribución irregular de los nemátodos en los campos.

Bajo infestaciones graves de nemátodos, las plántulas o los trasplantes pueden dejar de desarrollarse, se quedan enanas o mueren; provocando mal desarrollo de la densidad de población. Bajo presión menos grave, la expresión de los síntomas puede retrasarse hasta ciclos tardíos del ciclo agrícola, después de que se hayan completado varios ciclos de vida de los nemátodos. En estos casos, los síntomas sobre la superficie del suelo no suelen ser tan obvios.

Los síntomas de raíz ocasionados por los nemátodos agalladores pueden ser muy notorios. Los nemátodos de aguijón forman tapetes densos de raíces cortas que parecen estar hinchadas. Por lo general, las nuevas raíces son aniquiladas por las infestaciones graves de los nemátodos de aguijón.

Los nemátodos agalladores de raíz se caracterizan por formar áreas hinchadas en las raíces llamadas agallas. Las agallas pueden variar desde unas cuantas zonas hinchadas en las raíces, hasta abarcar grandes áreas, como suelen ser los casos en los que las raíces han estado expuestas a infecciones múltiples y repetidas.

Soluciones

El Dr. Joe Noling, entomólogo de UF/IFAS, dice que el ancestral concepto de MIP de destrucción de los residuos de cultivos en etapas tempranas es un paso importante para luchar contra los nemátodos”. “Al final de la cosecha, maten las raíces del cultivo y con ellas a los nemátodos cautivos en esas raíces”; dice. “Esta práctica es esencial en cultivos dobles y en particular cuando se siembran cucurbitáceas altamente susceptibles, después de un cultivo doble. En los campos con infestaciones graves, sería prudente que los productores evitaran trabajar con cultivos dobles”.

El uso de cultivos de protección pobres o de especies que no son hospederas, siguiendo una secuencia de rotación, puede ser un método efectivo para el manejo de nemátodos. Hay cuatro cultivos de leguminosas que son utilizados como cultivos de protección porque se adaptan al manejo de las poblaciones de nemátodos de aguijón y de nemátodos que producen el agallamiento de raíz: el caupí o frijol chino (Vignaunguiculata cv.), el cáñamo Sunn (Crotalaria juncea), el índigo velloso (Indigofenahirsuta), y el tamarindo (Aeschynomeneamericana).

Prevención de la Recurrencia

Dejar descansar la tierra con el suelo limpio después del ciclo de producción tal vez sea la medida de control más importante y efectiva contra de los nemátodos. Cuando ya no hay fuentes de alimentos disponibles, las densidades de nemátodos en las poblaciones del suelo van disminuyendo gradualmente hasta morir de hambre.

IMG_6168

Debido al amplio rango de plantas hospederas que tienen muchas especies de nemátodos, las malezas y las plantas mostrencas deben controlarse durante ese periodo de descanso para evitar la reproducción de nemátodos y el consecuente aumento de sus poblaciones. Por lo general se requiere arar dos veces con disco para mantener el suelo suficientemente limpio durante los intervalos de descanso entre cada cultivo.

Mantener el suelo en descanso y usar herbicidas para aniquilar las poblaciones de nemátodos es un proceso mucho más lento, ya que el suelo no se toca y los nemátodos de las capas más profundas del suelo no se ven expuestos a la acción deshidratante del sol y el viento.