Cómo manejar las enfermedades transmitidas por el suelo en las berries

Cómo manejar las enfermedades transmitidas por el suelo en las berries

Mark Mazzola, patólogo vegetal investigador del Servicio de Investigación Agrícola en el Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA-ARS), ha realizado estudios que se enfocan en el manejo de las enfermedades transmitidas por el suelo en fresas, utilizando estrategias poco convencionales.

Publicidad

Una de las opciones que ha sido examinada para manejar la enfermedad es una desinfección anaeróbica del suelo (ASD, en inglés). El análisis de este enfoque es parte de un proyecto de colaboración que incluye a investigadores de la University of California, Santa Cruz; University of California, Davis; California Polytechnic State University y California Strawberry Commission (Comisión de la Fresa en California).

Mazzola comenta que la desinfección anaeróbica del suelo se basa en la transformación del microbioma del suelo, lo que lleva a la producción de metabólitos que suprimen patógenos específicos.

De acuerdo con un informe sobre la investigación de la UC Santa Cruz, la desinfección anaeróbica del suelo se desarrolló como una alternativa a la fumigación con bromuro de metilo para controlar un conjunto de patógenos y nemátodos. Se puede dividir en tres etapas:

  • Incorporar material orgánico para ofrecer una fuente de carbono para los microbios del suelo;
  • Regar el campo a capacidad; y
  • Cubrir con una lona impermeable al oxígeno para crear condiciones anaeróbicas y estimular la descomposición anaeróbica del material orgánico.

Comprensión de la biología del suelo

En sus conversaciones con agricultores de varios tipos, Mazzola llegó a la conclusión de que prácticamente todos están interesados en saber más sobre cómo la biología del suelo afecta la producción de cultivos, pero parece que hay una falta de recursos útiles que estén disponibles para ayudar a los agricultores a comprender completamente el tema.

Mazzola dice que uno de los principales conceptos erróneos que ha encontrado en varios niveles de experiencia, es que las interacciones entre una planta y el microbioma del suelo son aleatorias. Esto puede conducir a resultados menos óptimos cuando se intenta utilizar la microbiología para mejorar para mejorar la producción vegetal, comentó.

Cómo manejar las enfermedades transmitidas por el suelo en las berries

“Sin duda, la complejidad de las interacciones entre planta, suelo y microbio es un elemento que se sigue revelando, así como los papeles que juegan los microbios en la dirección de elementos como el desarrollo radicular, el tiempo de floración, etc.” declaró Mazzola.

Por ejemplo, explica que existe una relación entre una especie de cultivo y su capacidad de ser infectada por un hongo micorrízico, y así facilitar la adquisición de fósforo del sistema del suelo.

“Esta información es importante si un agricultor está tomando en cuenta el uso de inoculantes comerciales micorrízicos. No todos los hongos micorrízicos van a formar interacciones efectivas con todas las especies vegetales”, señala él. “Para hacer las cosas más complejas, estas interacciones entre hongos micorrízicos y plantas se pueden facilitar por otros microorganismos del suelo/de rizósfera”.

Mazzola considera que el manejo del microbioma del suelo tiene beneficios para el potencial de producción general de un sistema de cultivo, y que la mayoría de los agricultores lo comprenden bien.

“Después de todo, se invierte un gran esfuerzo y gasto en mejorar la ‘salud del suelo’ por medio de diversos insumos, como agregarle carbono al suelo (por ejemplo, la composta)” declaró.

Sin embargo, Mazzola indica que el beneficio principal de utilizar dichos insumos es lograr cambios en la composición del microbioma, que a su vez conducen a una mejor salud vegetal. Mazzola indica que los insumos no alteran el suelo, en sí.

“Creo que la salud del suelo es un nombre poco apropiado, ya que el objetivo final es la producción vegetal o la salud mejorada”, afirmó, “y principalmente, lo que se está modificando es la función efectiva del microbioma”.