Cómo el trato a su fuerza laboral incrementa el valor de su negocio haciéndolo más sustentable a corto y largo plazo

Agrícola El Provenir

Agrícola El Porvenir

Desde los inicios del siglo veinte, cuando la agricultura empezó a producir en grandes escalas más allá de lo autoconsumo, la industria ha dependido en una fuerza laboral migratoria. Por desgracia, la naturaleza transitoria de esta población hizo que fueran vulnerables a una explotación poco articulada. A fin de reformular y restablecer la calidad de vida de los jornaleros, surge el tema de la responsabilidad social empresarial (RSE).

Publicidad

Un sinnúmero de modelos para implementar la RSE han sido propuestos, pero los que más impactan la calidad de vida de los jornaleros vienen de ellos mismos porque han sido otorgados la oportunidad de desarrollar el modelo y asegurar que se cumpla.

Esta novedad representa una transición enorme en la industria, y un avance esencial ya que la producción requiere de un personal más tecnificado. Muchos productores se han dado cuenta de las ventajas a largo plazo de invertir en su fuerza laboral, y por ello se han dedicado a establecer un programa de responsabilidad social que intenta servir todos los aspectos de la vida de los jornaleros y sus familias.

Después de varias décadas en que los consumidores vivían desconectados de la producción de alimentos que compraban en el supermercado, nos encontramos en un periodo donde se revaloriza el campo y la producción alimentaria.

sidebarA la vez, este cambio de consumo ha forzado a que los productores demuestren sus pasos para cultivar no sólo un buen campo pero también una buena vida para todos los involucrados en la agrícola. Dicho de otra manera, ahora debe haber una historia entera, transparente y detallada, detrás de los productos frescos en el estante que incluya el trato a las manos que los cosechan.

La RSE no sólo se preocupa de la transparencia y la trazabilidad de los productos, sino trata de temas universales de alta seriedad, como los derechos humanos, la abogacía para gente de pocos recursos, y la vinculación de ganancias económicas con el crecimiento personal de los peones que hicieron posible estos ingresos.

Nuevas obligaciones morales y de justicia
Los productores se están enfrentando a nuevas obligaciones, inclusive una gama extensa de certificaciones para satisfacer las demandas evolucionadas del consumidor. El programa de RSE está dentro de esta gran lista.

Esta transición subraya el hecho de que cada empresa tiene que ser más transparente, pero que a fin de cuentas rinde mayores ganancias.

A pesar de la gran cantidad de trabajo adicional, estas inversiones han mostrado su valor y dan excelentes resultados. El caso de Agrícola El Porvenir en Culiacán, Sinaloa revela cómo los productores pueden recibir resultados impresionantes a través de la implementación de un programa RSE.

Caso de éxito en Culiacán
Esta operación y su presidente, Daniel Cárdenas, ha estado a la vanguardia de la implementación del modelo comunitario de RSE. Invirtió en un programa para fomentar la productividad de la empresa a través de apoyos que proveyeran todas las necesidades para el buen desarrollo de los jornaleros y sus familias. El dueño estableció la fundación Cárdenas, a fin de que realizaran un diagnóstico de necesidades de la fuerza laboral, últimamente brindando apoyo para desarrollar una programación que facilite el crecimiento de todos. Bajo su supervisión se realiza el Programa Comunitario el Porvenir que se aplica en 5 campos.

Tanto los gerentes como los trabajadores quedan contentos con las mejoradas, porque este programa aseguró que todos fueran incluidos y ofrecidos la oportunidad de recibir más entrenamiento y seguir expandiendo su rol en la operación. Resulta que el cambio de personal bajó drásticamente junto con la tasa de absentismo entre los jornaleros — especialmente las mamas.

Agrícola El Provenir

Agrícola El Provenir

Lili López Ceniceros, directora operativa de la Fundación Cárdenas y asesora del Programa Comunitario El Porvenir en la agrícola, destaca que los resultados tienen alcance profundo: “Las buenas prácticas de la responsabilidad social tienen el poder de transformar las vidas de los que sirven,” dijo en una plática durante la conferencia anual de la asociación nogalense de importadores: Fresh Produce Association of the Americas (FPAA, por sus siglas en inglés). Ella enfatiza que los beneficios y ventajas del programa se deben al hecho de que los trabajadores se sienten empoderados por haber sido dado los mecanismos para que ellos mismos puedan poner el programa en vigor.

El valor de esa clase de inversión se siente con un impacto inmediato y sustenido para López. Comenta que “se ven las ventajas de estas prácticas de una manera muy clara.”

Para los productores interesados en implementar algo así, existen varias fuentes de apoyo, ya sean financieras o de asesoría. Según López, los fondos disponibles para los productores son mayormente fondos del gobierno federal de la Secretaría de Desarrollo Social. (SEDESOL)   http://www.gob.mx/sedesol.  Existen apoyos para alimentación de niños en guarderías, becas, apoyos para la construcción de viviendas, estancias infantiles, areas recreativas, etc.

Además, ella sugiere que se pueden lograr mucho a través de alianzas con universidades y centros de investigación. Especialmente para obtener tecnologías y pasantes de carreras afines al campo, para diseñar y  realizar proyectos de mejora para los habitantes del campo.

Por último, existen organizaciones de la sociedad civil (OSCs) que pueden replicar programas de apoyo social en campos agricolas, en areas de salud, educación, derechos humanos, cuidado del medio ambiente, etc. Los agricultores se pueden acercar a ellas, para trabajar en conjunto. La Fundación Cárdenas ofrece a productores que quieran mejorar las condiciones de vida de sus trabajadores , asesoría, capacitación y recursos en especie para realizar proyectos de : salud, educación, cuidado del medio ambiente y desarrollo de la familia de jornaleros.

Apodere su fuerza laboral
Un buen diseño es uno en el cual los jornaleros se sienten apoderados e incentivados para aprender y producir más.

Con el aumento en la cantidad de servicios que se proveen para todos, se promueve un sentido de comunidad que se les enorgullece. Estos servicios para la comunidad incluyen talleres de lectura para los niños, visitas diarias de un médico, personal entrenado en terapia, una sala de computadoras con acceso al Internet, clases de arte, entre otros.

Agrícola El Provenir

Salón de lectura para niños en la operación Agrícola El Provenir

Para el equipo de Agrícola El Porvenir, producir de manera sustentable se radica en fortalecer el bienestar de todos los trabajadores que contribuyen al rancho diariamente.

Crecimiento de negocio sustentable y garantizado
Los esfuerzos implementados por productores emprendedores como los de Agrícola El Porvenir representan inversiones fructíferas que no sólo promueven un crecimiento sustentable de su negocio, pero también refleja una evolución necesaria para la industria entera.

López enfatiza la importancia de la colaboración, y el éxito depende en la formación de redes dentro de la industria que se componen de los productores, las asociaciones como Ahifores, los medios, el gobierno, y cualquier otra entidad que le convenga contribuir al proceso de elevar a los que hacen posible el agro.

Alianza forma nueva certificación
El respeto al medioambiente incluye el que se le da a las personas que trabajan para nosotros. Estos esfuerzos implementados por la participantes de la industria se ven reforzados cuando la misma se une para elevarla antes los ojos del consumidor.

La Iniciativa de Alimentos Producidos Equitativamente (EFI, por sus siglas en inglés) se formó a partir de la preocupación de los mayoristas sobre las prácticas de producción de sus proveedores. A fin de asegurarse de que las condiciones de producción de alimentos sean trasparentes, seguras y equitativas, se formó una alianza entre el sector privado y gubernamental para así formar una serie de estándares que tomen en cuenta la voz y capacitación del
jornalero.

interviewed

“El primer mayorista que vociferó su preocupación fue Costco. Sus representantes han estado trabajando con nosotros, tanto en el diseño de las normas como en el reclutamiento de productores como Andrew & Williamson (Oxnard, California, EUA) para que entren en el programa. Estos productores con el certificado de EFI les ofrece a Costco mayor garantía de las condiciones que viven día tras día los jornaleros del campo,” explica Peter O’Driscoll, Director Ejecutivo de EFI.

Es normal que en la industria se contraten jornaleros para cuidar y cosechar el fruto. Sin embargo, bajo el entrenamiento EFI, el trabajo del jornalero toma un aspecto mucho más profesional. Estos son entrenados para vigilar el cumplimiento de normas de cómo manejar el cultivo apropiadamente, y se les da el poder y entrenamiento para poder resolver conflictos en el campo.

La profesionalización del trabajo del jornalero
Como resultado el jornalero se convierte en una pieza clave en la protección del cultivo y en la calidad e inocuidad del producto que ha de salir al mercado. “La idea detrás de EFI fue el de garantizar la voz, voto y participación de todos los sectores de la industria en el diseño de los estándares y el proceso de capacitación e implementación de EFI.

Grupo EFI de Andrew & Williamson, Oxnard, California EUA

Grupo EFI de Andrew & Williamson, Oxnard, California EUA

El involucramiento de los trabajadores agrícolas desde el inicio fue a través de orientaciones a través de sindicatos que participaron en el diseño de las mismas normas. Tuvimos la presencia de tres sindicatos, jornaleros y de una organización de diseño de programas de capacitación, de esa manera se hizo el diseño y contenido inicial de las normas.

Con esas bases comenzamos a trabajar con varias empresas, por ejemplo Andrew & Williamson, para probar las normas, y el proceso del capacitación directamente en el campo. Estas normas y protocolos han venido evolucionando en base a la experiencia concreta de los equipos que se van formando en cada rancho de las empresas con las cuales trabajamos,” explica O’Driscoll.

Recientemente Whole Foods entró en el programa EFI, “Esperamos que en los próximos meses entren varios mayoristas más. Los mayoristas son los que apoyan a los productores a cumplir con el proceso de certificación. No creo que esto sea únicamente la responsabilidad de los productores.”

Hoy día EFI cuenta con la participación de nueve ranchos y más de 3,000 trabajadores capacitados. De esos nueve ranchos, cuatro están certificados en México, en las áreas de San Quintín, Baja California y próximamente Sinaloa.

Voz y voto para el jornalero
Luis Servín, Capataz y Miembro Líder EFI en los campos productivos de Andrew & Wiliamson en Oxnard, California, comparte: “Bajo el entrenamiento EFI tenemos un mejor ambiente de trabajo y mayor empleo de estándares de calidad en nuestros campos. Nosotros aplicamos las normas, hablamos con la gente sobre éstas y de lo que se requiere para que un producto cumpla con los estándares de inocuidad requeridos por la industria.”

Aunque la mayoría de los jornaleros en EUA y México hablan español, una parte de los que hablan algún dialecto indígena cuentan con la ayuda de una persona que los entienda, permitiéndoles ser parte del entrenamiento.

Cambio laboral positivo
No se puede decir tener un negocio sustentable si las manos que cuidan el producto en el campo no son cuidadas y respetadas también.

Bajo un sistema equitativo todas las personas en el sistema de producción son considerados profesionales de la industria. Al ofrecerle al jornalero la oportunidad de verse a si mismo como una persona participe en la administración de la empresa, este a su vez desempeña mejores labores en el campo, protegiendo los intereses de la empresa.
“El sistema EFI nos permite establecer una mejor relación de negocio con nuestros empleados. Son respetados y tratados como profesionales.

Ellos entienden que todas las personas en el negocio llenan un papel importante en el desempeño del mismo,” recalca Maureen McGuire, Gerente del Distrito Oxnard, Andrew & Williamson.

aw_exito

Retorno de inversión en capacitación laboral
Ese espíritu de profesionalización del jornalero es que le permite a la empresa pasar de contar con personas que se limitan a hacer el trabajo mínimo para satisfacer su jornada a una que va mas allá, implementando estrategias de producción.

“Los jornaleros del campo están entrenados para vigilar el cumplimento de las normas. Si ven algo en la finca que no está bien, o alguna falta de respeto, ellos tienen la capacidad de levantar la voz e identificar el problema para que éste sea resuelto. Entonces para nosotros la garantía que le ofrecemos a Costco depende del papel que juegan las personas como Maureen y Luis que están día tras día en los campos liderando este sistema,” comenta O’Driscoll.

Grupo EFI de Andrew & Williamson, Oxnard, California EUA

Grupo EFI de Andrew & Williamson, Oxnard, California EUA

Como ejemplo de la importancia de invertir en la profesionalización de jornaleros, McGuire explica “Nosotros sembramos fresas orgánicas cuya fecha de cosecha comenzó agosto 2015. Ese cultivo sufrió problemas de enfermedades y calidad de agua.

Gracias a que contamos con un capataz entrenado que se encargó de involucrar y entrenar a los jornaleros, pudimos sobrevivir dos meses de producción muy baja empleando nuestros jornaleros en la manera adecuada de cosechar.

El jornalero sabía qué tamaño y calidad de fruto cosechar, lo que nos permitió extender ese cultivo. Aun hacia finales de abril estábamos cosechando un cultivo que de otras maneras hubiéramos cerrado en enero. Pudimos evadir más de $300,000 USD en pérdidas, gracias al empleo de conocimiento de nuestros jornaleros.”

Implementación de sistema laboral
“Cuando en EFI comenzamos a trabajar con una finca productora nosotros tenemos un equipo de facilitadores que trabajan en pareja, que visitarían la finca. Nuestros representantes trabajarían con un equipo que incluye toda una representación de la fuerza laboral de ese negocio, incluyendo los jornaleros. Esta fuerza laboral pasaría por un proceso de capacitación en términos de implementación de normas, resolución de conflicto, estrategias de resolver problemas, complementado con sus propias experiencias,” explica O’Driscoll.

“Desde que se decide entrar en el programa hasta recibir la certificación depende en cierta medida de la empresa. Al momento que una empresa se acerca a nosotros respondemos inmediatamente, enviamos nuestro director de negocio a la finca para hacer un plan con el productor para programar la capacitación,” comenta O’Driscoll. “Esto podría tomar de 3 a 4 meses, dependiendo de la temporada.

Como nosotros hacemos la auditoría durante la cosecha para garantizar que el número máximo de trabajadores estén presente, a veces los mismos productores tienen que tomar más tiempo para preparar el equipo.”

Grupo EFI de Andrew & Williamson, Oxnard, California EUA

Grupo EFI de Andrew & Williamson, Oxnard, California EUA

Costo de implementación
EFI es una organización sin fines de lucro, solamente cobra el costo del servicio el cual cubre viáticos del viaje de los facilitadores más el tiempo en las instalaciones. Sin embargo, el costo varía dependiendo de la flexibilidad en la organización de la capacitación llevada a cabo por la finca.

O’Driscoll explica: “Si vamos finca por finca es aproximadamente 15 mil USD por finca, sin embargo, en algunos casos, una empresa que quiera certificar varios ranchos a la vez puede reducir el costo en base a la capacidad de poder juntar y capacitar varios equipos a la vez.”

Cree valor para su negocio
EFI_mark-color-blackTM“Una de las cosas más importantes que he aprendido de este sistema de profesionalización es que aunque la idea original de EFI era el de ser una certificación de conformidad de estándares de responsabilidad social, el concepto es realmente el de crear una oportunidad de valor, más allá del costo de conformidad. No queremos que el sistema sea uno de solamente seguir las reglas, sino que sea uno de crear valor a través de la colaboración entre el cuerpo laboral y la parte administrativa de cualquier empresa,” concluye O’Driscoll.

Asegurarse que el jornalero sea tratado con el respeto que merece todo ser humano, no debería ser una regla a cumplir, sino un estándar. Sin embargo, no fue hasta que los medios de comunicación hayan decidido sacar a luz las prácticas agrícolas de la industria y el consumidor votando por productos con su dinero que la industria se ha visto forzada a elevar sus prácticas de negocio. No obstante, emplear estrategias que cuiden al trabajador restan mayormente en las manos del productor y actores de la industria.

Para más información sobre cómo implementar un sistema de capacitación laboral escriban a: [email protected]