Análisis de tendencias que impactan el mercado de berries

Análisis de tendencias que impactan el mercado de berries

El mercado de berries se encuentra en constante evolución y adaptación para cumplir con las exigencias del consumidor, ya sea a través de cumplimientos de reglamentación o como resultado de las nuevas tendencias que nos rodean. Dentro de los agentes que forman la cadena de distribución alimentaria, la parte productora es una pieza clave, por lo cual la información será un aliado ante esta situación.

Publicidad

Existen estudios especializados que presentan la situación actual, necesidades, perspectivas, así como líneas de acción a llevar a cabo por parte de los productores de berries. Un ejemplo es la Planeación Agrícola 2017-2030, Frutas del Bosque Arándano, Frambuesa, Zarzamora Mexicanas (2017), desarrollado por la SAGARPA (ahora SADER), donde el objetivo es: “consolidar a México como potencia exportadora de frutos del bosque a través de un esquema óptimo en materia fitosanitaria y el impulso logístico para llegar a nuevos mercados en estados miembros de la Unión Europea y Asia”; e indican datos como que las importaciones mundiales han aumentado 117.86% en la última década, lo que ha generado un incremento en las exportaciones mexicanas principalmente con destino a Estados Unidos, Canadá y Países Bajos.

David Magaña, vicepresidente y analista senior del grupo RaboResearch Food & Agribusiness de Rabobank, dentro del Meister Media Worldwide Industry Summit 2018, expuso el tema sobre tendencias que impactan el mercado de las berries, de lo cual primero contextualizó su experiencia en la institución financiera diciendo que “Rabobank es el banco agropecuario más grande del mundo con base en Holanda. Líder global en el mundo de los agronegocios con una sólida experiencia en agricultura, con más de cien años financiado a la industria, y adentrándose en la investigación.” Y es con esta experiencia y su trayectoria de más de diez años en el sector que compartió información clave para la proyección en el mercado.

La demanda: “lo que se espera que impacte el negocio de las berries hacia el 2030”

Hacia el 2050 tenemos un reto por la creciente demanda poblacional, comenta David. Mayores ingresos impulsan la demanda de alimentos con una expansión de la clase media mundial sin precedentes: “para el 2020, la clase media mundial será alrededor de tres mil millones de personas”, y se espera que para el 2030 se multiplique. Este mismo aumento modifica la demanda de alimentos, pasando por los carbohidratos hasta llegar a los alimentos dietéticos y alimentos orgánicos, “donde las berries son una de las primeras opciones” continuó.

No obstante a lo anterior, el economista nos presenta que encontramos un mundo con deseos aparentemente contradictorios en donde: necesitamos producir más pero debemos ofrecer una calidad óptima, con una oferta confiable durante todo el año (a lo cual una respuesta es la diversificación a través del comercio internacional), con productos más prácticos y más convenientes (por ejemplo, para ingerir en trayectos o para el almuerzo de los niños), que produzcan menos basura; y encima de todo, se mantengan precios razonables, siendo concientes del sistema de producción: “que tengas precios razonables, cumpliendo con todo lo demás”.

Ante esto, David Magaña expone que ahora la decisión de calidad es más compleja (“tanto el producto como su proceso importan”) donde el consumidor decide con base en distintos elementos: sabor, practicidad, apariencia, asequibilidad, inocuidad. Esto multiplicado por el sistema con que se produce y por los valores del consumidor como la salud, la sustentabilidad ambiental y la información sobre el bien social (comercio justo, producción local, etc.). La ecuación anterior, dice, nos da como resultado una decisión de compra del consumidor, y es aquí donde el mundo de las berries satisface estos aspectos.

Los precios y su tendencia

Es una realidad que los precios se encuentran a la alza impulsados por la demanda durante todo el año, de la cual el crecimiento en los productos orgánicos supera al resto, siendo de éstos las frutas orgánicas (97% del 2012 al 2017) las de mayor consumo, compartió Magaña a través de tablas y estudios de producción y consumo: “si le preguntas a un millennial si sabe que antes se consumían fresas por temporada, será algo increíble para él”.

“En estas frutas encontramos las berries, donde la frambuesa, la mora y la zarzamora han ganado terreno ante la fresa”, dijo. Respecto a cada una, la fresa crece su producción con China como principal productor (2016), le sigue Estados Unidos y luego México con dinamismo a la actualidad , mismo que se produce con la frambuesa. Igualmente nuestro país se consolida como principal exportador de caneberries, siendo EE.UU. el principal mercado importador (casi 40% de participación) de éstas, añadió. Comentó que dentro de los principales exportadores de fresas frescas se encuentra España, Estados Unidos, México, Holanda, Bélgica y Egipto; de los que encuentran sus principales países importadores EE.UU., Alemania, Canadá, Francia, Reino Unido e Italia.

El consumo de berries en Estados Unidos

Magaña comentó que el tema de consumo vive un fuerte crecimiento donde en EE.UU. el consumo per cápita ha aumentado desde 1993 a la fecha, entre un 60% hasta 180%, con base en la frutilla: “el consumo de blueberries se triplicó en la última década, y en los últimos años ha crecido el consumo de frambuesas”, declaró.

El comercio internacional

La realidad es que “cada vez más se trata de diversificar para tener oferta todo el año” dice David, a lo cual el comercio internacional es más relevante. Por ejemplo, explica, México se ha consolidado como el principal exportador de hortalizas, siendo EE.UU. el principal importador; en el caso de las berries, la proximidad es respecto a su duración. “Casi el 100% de las importaciones de fresas es de México, en frambuesas ha crecido a 1,000 millones de dólares, ¿de dónde lo importan? De México sustancialmente”, comentó con base en la investigación.

¿Qué sucede con las decisiones ejecutivas que afectan al comercio? La realidad es que estamos ante panoramas que provocan incertidumbre, dice. Sin embargo, encima de los tratados, específicamente del anterior TLCAN y ahora el AMEC, nos indica el economista que lo que EE.UU. importa de México son alrededor de 7,000 millones de hortalizas, las cuales se concentran en cuatro productos que son: aguacate, fresa, caneberries y nueces.

“Estados Unidos importa más de 2.3 mil millones de dólares de aguacates, casi el 90% de lo que consumen es importado, y casi el 90% de lo que importa proviene de México. En las berries, su consumo son casi 1,000 millones de dólares al año, más de la mitad son importadas, y casi el 100% proviene de México”. No obstante los ajustes políticos y comerciales, las exportaciones en la industria de hortalizas se mantienen en aumento; los productores y exportadores son los grandes ganadores en México; y las oportunidades de negocio seguirán manteniéndose y creciendo, cerró el analista e investigador.

El mensaje final por parte de David Magaña es que para la industria de las berries hay panoramas favorables siendo una creciente demanda por EE.UU., Europa y “en Asia principalmente”; con ventajas competitivas para México de clima que permiten seguir trabajando en el mercado todo el año buscando estas ventanas de negocio, ante los retos importantes del uso de los recursos.

El objetivo es analizar el sector de las berries bajo la perspectiva de la demanda y las tendencias de actualidad, con la finalidad de aportar conocimiento al sector en un contexto amplio que pueda servir como marco referencial para la actuación estratégica en el mundo de las berries.

Comercio internacional de frutas

El comercio internacional de frutas cobra relevancia respecto a los tiempos de producción, donde la proximidad geográfica es clave (específicamente en el caso de México). El economista investigador dice que lo importante es localizar dónde los precios son más altos respecto al tiempo, exponiendo lo siguiente:

Para la zarzamora es de la semana 37 a la 40 (anual), lo cual representa el mes de septiembre por librar las inclemencias del clima, “ese siempre será el reto en frutas y hortalizas”, donde los mejores precios son en este periodo.

En las frambuesas el mayor aumento ha sido en invierno y principios de la primavera, que es donde han aumentado más los envíos. “Al ser un producto de verano, si es posible proveer en invierno ganas con los mejores precios.”

Respecto a las fresas, en el verano los precios son más bajos (pero mantenidos); dónde existe la oportunidad es a partir de la semana 46 a la semana 10, durante el cierre e inicio de año. “Por ejemplo, Michoacán ha ganado terreno respecto a Florida siendo la mano de obra un elemento importante.”

En blueberry se puede ver las transiciones de la temporada, siendo una excelente posibilidad: “pégale aquí y sacas buena ganancia”. Encontramos picos en la semana 13 a la 19, y 37 a 46, “si logras sacar la producción ahí, te sacas la lotería”.