Obtienen genoma del aguacate

Obtienen genoma del aguacate

Un grupo internacional de investigadores descifró la secuencia genómica del aguacate. La investigación fue encabezada por científicos mexicanos de la Unidad de Genómica Avanzada (UGA/Langebio), del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), donde participaron 17 instituciones de cuatro continentes.

Publicidad

El estudio logró la secuenciación del genoma de la variedad mexicana, así como del aguacate guatemalteco, el antillano y el Hass, este último el más consumido. Los resultados se publican en la revista Proceeding of the National Academy of Science (PNAS).

“Con el genoma del aguacate ahora podemos realizar estudios de manera más precisa y rápida para los programas de mejoramiento genético del cultivo y aprovechar su diversidad genética”, señaló en videoconferencia, transmitida en Cinvestav, Luis Herrera Estrella, científico principal de la investigación y quien realiza una estancia sabática en la Universidad Tecnológica de Texas.

El también Premio Crónica, refirió que México es el centro de diversidad genética del cultivo, por lo cual hay diversos tipos con distintas formas, tamaño, tamaño de árboles, consistencias, calidad, cáscaras, resistencia a enfermedades, contenido de ácidos grasos, entre otros. “Haciendo uso de estos genomas de referencia, y la posibilidad de resecuenciar el genoma de diversos tipos, podemos hacer estudios de asociación que permitan identificar genes importantes para las características de interés de forma rápida, comparada con procedimientos tradicionales”.

Actualmente, su hermano, el investigador Alfredo Herrera Estrella, encabeza el estudio de genotificación de 800 árboles de aguacate, para identificar características genéticas como la calidad de su aceite o cantidad de ácidos. El siguiente paso, dijo, será conjuntar a los mejoradores de instituciones como la Universidad Autónoma de Chapingo, El Colegio de Posgraduados o el INIFAP, quienes son expertos en mejoramiento genético y pueden aprovechar estas tecnologías para obtener nuevas variedades.

El también investigador del Cinvestav Unidad Irapuato mencionó además que la investigación multinacional no sólo permitió obtener la secuencia del genoma, sino también información genética basada en cruzas que se puede usar directamente para el mejoramiento tradicional. “Es un paso importante porque nos permitiría usar este conocimiento, casi de manera inmediata, en programas de mejoramiento”.

Luis Herrera puntualizó que conocer el genoma del aguacate no implica generar variedades transgénicas, sino acelerar los procedimientos tradicionales de mejoramiento genético, la ruta más importante que seguirán, incluyendo la nueva tecnología de edición genómica y, si es necesario, la transgénesis. Para ello, añadió, se deben realizar grandes programas de desarrollo de largo plazo, el problema es que no hay continuidad y ahora es difícil de visualizarlo. “Esperamos que estos hallazgos llamen la atención para establecer programas importantes que usan tecnología moderna, fundamentales para conocer nuestros cultivos y tradiciones para el futuro de los mexicanos”.

De acuerdo con el fundador del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio), dilucidar el genoma de la planta del aguacate es muy importante por diversos aspectos: por ser una especie originaria de Mesoamérica —sus tres variedades principales son el criollo mexicano, el guatemalteco y el antillano, probablemente originarios de la península de Yucatán—. Además, apuntó, es un cultivo estratégico para el país, puesto que somos los principales productores, exportadores y consumidores en el mundo.

Al igual que otras especies nativas del país, la planta del aguacate tiene un ciclo de vida largo, explicó Herrera Estrella. Para ir de semilla a semilla tarda cerca de ocho años, por lo que los procedimientos de mejoramiento genético son muy largos; para obtener una variedad mejorada de jitomate o maíz, plantas anuales que crecen hasta en dos ciclos, ejemplificó, se pueden obtener nuevas variedades entre cinco y siete años. En el caso del aguacate, obtener una nueva variedad puede tardar 20 o 30 años. “Es una de las razones por las que el aguacate Hass lleva más de 35 años siendo la variedad más importante”.

Por otra parte, el aguacate forma parte de la familia de las lauráceas, las cuales tienen una posición estratégica en la evolución de las plantas, por lo que la secuenciación del genoma también permitirá conocer su historia biológica, mencionó.

Alfredo Herrera refirió por su parte que actualmente existe una inminente crisis en el cultivo de aguacate, puesto que los árboles del país son muy viejos y necesitan renovarse, no obstante, su largo ciclo de vida lo hace muy difícil. Agregó que los científicos pueden emplear una técnica de injertos que permitiría renovar cientos de miles de árboles, de lo contrario, advirtieron, México perdería su competitividad y productividad.

El investigador dijo también que en el Cinvestav-Langebio también trabajan en la obtención del genoma de otros cultivos, como vainilla, agave, zarzamora, frambuesa, papaya,  y continúan en el estudio de otros como frijol, chile y café.

Por otra parte, los hermanos Herrera Estrella se manifestaron contra la propuesta ciudadana de decreto que busca prohibir el cultivo de organismos transgénicos y que utilicen la edición de genes. “Esto tendría un efecto catastrófico para el desarrollo de la agricultura en México, pero también en el desarrollo de vacunas, medicamentos y aditivos empleados en la industria”.

Luis Herrera expresó que esperan que el presidente Andrés Manuel López Obrador reconsidere su postura sobre este tipo de tecnología y escuche la voz de los especialistas. “El Presidente ha sido mal informado y ha recibido información inexacta. Generar un decreto de este tipo provocaría un rezago lamentable (…) Es negativo que el Presidente no escuche otras versiones de la ciencia y la tecnología que no sean las de Conacyt —cuya directora es una activista antitransgénicos—, que sólo busca concentrar las decisiones del sector”.

Fuente: Isaac Torres Cruz / Crónica