Desempeño logístico del sector agroalimentario de México

Desempeño logístico del sector agroalimentario de México

No es un secreto que México se ha convertido en una potencia de alimentos, tampoco es misterio que nuestro país cerró el año 2017 con cifras récord en materia de exportaciones de productos agropecuarios, llegando a un valor cercano a los 32 mil millones de dólares anuales.

Publicidad

En los últimos años la balanza de la cuenta exportadora de alimentos de México al mundo se ha destacado, ejemplo de esto es que la generación de divisas que el país obtiene por las exportaciones agroalimentarias, ahora son superiores a las del turismo, las remesas y las obtenidas por la venta de petróleo. Nuestro país ocupa ahora el décimo segundo lugar como exportador de alimentos frescos al mundo. Entre los principales productos destacan: la cerveza, el aguacate, el jitomate, el tequila y las berries, entre otros. Aunque dichos productos tienen como principal destino los Estados Unidos (alrededor de 80 por ciento), también se han diversificado las ventas a Europa, Japón, Asia y, recientemente, a los Emiratos Árabes, de acuerdo con la SAGARPA (ahora SADER).

Citando a la revista Aduanas, en el terreno de la logística agropecuaria, podemos identificar dos grandes tipos de productos: por una parte, están todos los frescos (frutas, hortalizas, granos, flores, cárnicos, pescados y mariscos) y por la otra, los industrializados (cerveza, tequila, harinas y preparaciones alimenticias). Los primeros demandan prácticas logísticas mucho más acuciosas y complicadas que los segundos, ya que dependen de un factor crítico: la vida de anaquel. También son sujetos a una serie de requerimientos de sanidad, inocuidad alimentaria y a características y especificaciones puntuales en sus envases, embalajes y etiquetado.

Para profundizar más en este tema, entrevistamos a la Msc. Mónica Cabildo, quien estudió la licenciatura en agronegocios en el Tecnológico de Monterrey en México. Tiene también una maestría en Economía Agrícola, Alimentaria y del Medio Ambiente en la Universidad de Ciencias Agrícolas en Suecia, además de una maestría en Análisis de Política Agrícola y Alimentaria en la Universidad Politécnica de Cataluña en España. Al día de hoy, cuenta con más de 10 años de experiencia en el sector agroalimentario internacional.

¿Cómo se encuentra actualmente nuestro país en el ámbito de la logística agrícola?
Mónica Cabildo: Primero tendríamos que definir lo que es la logística agrícola o agroalimentaria. El término engloba todas aquellas actividades dentro de la cadena de suministro, que son necesarias para lograr que la oferta de productos agroalimentarios coincida con la demanda del mercado. En otras palabras, la agro-logística busca conseguir el producto correcto, ponerlo en el lugar y en el momento adecuados, y siempre al menor costo posible.

Dicho esto, podríamos decir que la situación agro-logística de México se resume de la siguiente manera: México produce bien, pero con un bajo valor agregado en sus productos. Se busca abastecer principalmente dos mercados, el interno y el norteamericano. Y estos productos se mueven mayormente a través de su red carretera. De forma tal que la distribución agroalimentaria en el país carece de diversificación de acuerdo a producto, mercado y modalidad.

¿Qué tanto estamos incorporando ya la logística aérea o la naval?
MC: Bueno, justo como mencioné anteriormente, México mueve su producción principalmente por red carretera. Una de las principales razones es la inadecuada e insuficiente infraestructura para movilizar alimentos perecederos de manera aérea, naval o incluso férrea. Existen en México muy pocos puertos y aeropuertos aptos para el manejo de productos agroalimentarios, y muy pocas conexiones intermodales que sirvan a este propósito. Te doy dos ejemplos:

1.- Existen 26,727 km de vías ferroviarias y 4 compañías que los manejan. El principal producto agroalimentario que se transporta son los cereales (maíz, trigo, soya), sin embargo, debido a la poca oferta de vagones refrigerados, se manejan muy pocos productos perecederos como las frutas y hortalizas que son de gran importancia para las exportaciones agroalimentarias del país.
2.- Existen 123 puertos en México, de los cuales sólo 20 cuentan con infraestructura para la importación y la exportación, y tan sólo 13 con la infraestructura para el comercio de productos agroalimentarios. Además de esto, los puertos tienen poca conectividad con la red ferroviaria y carretera, cuentan con poca vinculación a mercados distantes (Asia y Europa), y tienen poca capacidad de almacenamiento refrigerado.

¿Qué tanto nuestras regulaciones están estorbando para la logística de nuestros mismos productos? ¿Existe alguna relación entre las regulaciones y la logística?
MC: Creo que lo que más estorba (recogiendo la palabra que utilizaste) es la mala coordinación y cooperación de las distintas instituciones públicas (y privadas) involucradas en el desempeño logístico del sector agroalimentario de México. Un ejemplo es la mala coordinación que existe entre las instancias involucradas en algún tipo de inspección.

¿Qué tan lejos está México de otros países en nivel de logística?
MC: Me parece que es un tema de costo logístico, y de cómo este costo afecta la competitividad del sector. En general, y debido a las limitaciones que tenemos de infraestructura física e infraestructura de servicios, los costos logísticos de México son mayores que el de sus socios comerciales y muchas veces que el de sus competidores.

Por ejemplo, el costo logístico para México (como porcentaje del PIB) es de 15.3% (la última vez que revise estos números), mientras que el de EE.UU y Holanda, principales exportadores agroalimentarios, es de alrededor de 10.5% y 9% respectivamente.

¿Qué necesita nuestro país para alcanzar un nivel óptimo en este tema?
MC: Se necesita trabajar en una política agro-logística de largo plazo, una que incluya un marco normativo coordinado, y un buen presupuesto para mejorar la infraestructura del país. Hace un par de años, quizá un poco más, el tema se puso muy de moda en el sector, pero debido a que los cambios requieren de políticas y proyectos de largo plazo, el tema dejó de ser tan “sexy”. Habemos muchos que esperamos que el gobierno entrante le dé importancia a este tema.
Otra cosa en la que se requiere trabajar, sin duda, es en la creación de capital humano especializado, crear especialistas en logística agroalimentaria.