México: Un gran ejemplo del “buen hacer” de la industria agroalimentaria

México: Un gran ejemplo del “buen hacer” de la industria agroalimentaria

El sector agroalimentario mexicano es, sin duda alguna, uno de los más profesionalizados del mundo que ha sabido perfectamente conjugar la calidad con el “buen hacer” de sus productores. En este sentido, existen magníficos ejemplos como es el caso de productos tan singulares como el aguacate, el mango, la frambuesa, el limón, el tomate o la lima.

Es evidente que el agro mexicano es dinámico y muy ágil en lo que se refiere a su dimensión internacional, muy enfocada al mercado estadounidense, aunque también hay que reconocer que ha ido paulatinamente especializándose en la apertura de mercados complementarios como es el caso de la Unión Europea o el mismo mercado asiático.

Publicidad

Es bueno, desde el punto de vista comercial, que México exporte sus productos a otros mercados, independientemente del mercado norteamericano, como es el caso de la Unión Europea, y es allí precisamente, donde España juega un papel fundamental, pues poder servir como la gran plataforma para distribuir los productos agroalimentarios mexicanos en todos los mercados europeos.

Al mismo tiempo, hay que subrayar especialmente que México es una potencia hortofrutícola en el mundo, que valora y mima la calidad de sus productos, por eso debe potenciar su internacionalización en mercados exigentes y donde se valoran los artículos selectos como es el caso de Europa o la misma Asia.

Precisamente, hay que reconocer que capítulos como la promoción, comunicación o el mismo marketing digital, deben impulsarse mucho más para que contribuyan a enriquecer todavía más la industria agroalimentaria mexicana, haciéndola más competitiva y rentable tanto en el ámbito de la producción como en el de la comercialización.

Aviso a Navegantes: El sector agroalimentario mexicano debe seguir potenciando la internacionalización de sus productos, sin olvidar la promoción de los mismos, requisito fundamental para consolidarse en los mercados de todo el mundo.