Métodos de control para la mancha bacteriana y la marchitez manchada

Métodos de control para la mancha bacteriana y la marchitez manchada

tswv pepper plant 2Tanto la mancha bacteriana como la marchitez manchada pueden ser enfermedades devastadoras para los cultivos de pimiento y son reconocidas por ocasionar graves pérdidas económicas si las medidas de control no se aplican a tiempo.

A pesar de que la mancha bacteriana ocasionada por la bacteria Xanthomona campestris pv. Vesicatoria, tiende a proliferar en climas cálidos y húmedos, la marchitez manchada es transmitida por diferentes especies de trips y se ha manifestado en diversas zonas productoras en Norteamérica.

Publicidad

Dan Egel, profesor asociado del departamento de botánica y fitopatología de la Universidad de Purdue (EUA), ofrece medidas preventivas de control para ambas enfermedades que les permitirá detectarlas a tiempo y salvar a sus cultivos de pérdidas potenciales.

Síntomas de la mancha bacteriana

En las hojas, los síntomas de la mancha bacteriana aparecen en forma de lesiones pequeñas, de color verde-amarillo y de forma circular, rodeadas de un halo amarillento. De acuerdo con Egel, las lesiones pueden tener apariencia acuosa en los bordes, cuando hay humedad. Al madurar, el color amarillo se extiende fuera del área de las lesiones y los centros se tornan de color café obscuro a negro, con apariencia hundida.

mancha bacterianaEn los frutos, las lesiones tienden a levantarse como si fueran granos y son de color verde, en forma circular, con un diámetro aproximado de 0.3 cm; hasta que finalmente se vuelven de color café, explica Egel.

Condiciones ideales

Se sabe que la mancha bacteriana inverna en los residuos de cultivos, en el suelo, en las semillas y en otras plantas silvestres hospederas. El patógeno prolifera bajo condiciones cálidas, lluviosas, mojadas y con humedad ambiental. Egel menciona que su proliferación se exacerba cuando llueve con frecuencia y las hojas se quedan mojadas por periodos prolongados.

Añade que una lluvia fuerte puede permitir que las gotas de agua se infiltren en la superficie foliar, permitiendo que las bacterias entren a las hojas y se dispersen con más facilidad, pasando de hoja en hoja y de planta en planta.

Por esta razón, Egel sugiere que se debe evitar el riego por aspersión, ya que puede provocar la diseminación de la enfermedad y sugiere el riego por goteo como alternativa. No obstante, si no hay otra alternativa más que el riego por aspersión, Egel dice que es preferible evitar regar durante la noche para que las hojas no permanezcan mojadas durante tanto tiempo.

Tomen precauciones

Es esencial iniciar las operaciones con trasplantes limpios, dice Egel.

“Si ustedes cultivan sus propios trasplantes, es preciso asegurarse de que el lugar donde los cultivan quede perfectamente limpio y sanitizado entre cada generación producida, y deben monitorear sus propias plántulas para detectar los síntomas de la enfermedad en cuanto surjan. Si sospechan de algún tipo de contaminación, es importante asegurarse cuál es la contaminación, mediante un diagnóstico oficial,” explica.

Si compran los trasplantes, Egel sugiere que los inspeccionen con mucho cuidado al momento de recibirlos y deben asegurarse de adquirirlos de una compañía que tenga procedimientos de pruebas adecuados.

Egel también mencionó que existen variedades resistentes en el mercado, pero dice que debido a que hay un buen número de razas, es preciso asegurarse de cubrir todas las que existan en su región. Más aún, Egel comenta que es preciso elegir sus variedades con mucho cuidado, ya que algunas variedades resistentes varían en calidad y en rendimiento.

“Compren variedades que ustedes puedan vender y traten de conseguirlas con tantos genes de resistencia como sea posible, para que puedan vender y comercializar bien esos pimientos,” dice Egel.