La Unión Europea: nuevas posibilidades para el sector agroalimentario de México

La Unión Europea: nuevas posibilidades para el sector agroalimentario de México

La Unión Europea se ha convertido, sin lugar a dudas, en uno de los mercados con mayor interés para México y, al mismo tiempo, para Latinoamérica. Uno de los motivos de mayor peso es, evidentemente, el acuerdo comercial entre la Unión Europea y México, que ha permitido que las mercancías entre ambos países, incluidas las del sector agrícola, estén exentas de derechos de aduana. Pero este acuerdo lo que busca es acercar el mercado de productos agroalimentarios mexicanos a Europa, el mercado complementario al estadounidense para los productores agrícolas mexicanos.

Publicidad

Fermín Sánchez Navarro, director general de la empresa hortofrutícola española GRUVENTA (Grupo de Ventas Hortofrutícolas), que exporta más de 35,000 toneladas de productos hortofrutícolas y distribuye en más de 40 países en todo el mundo, apunta que “la puerta natural para los productos hortofrutícolas mexicanos en la Unión Europea es evidentemente España, y podemos convertirnos en una excelente plataforma distribuidora para acceder a mercados tan interesantes para los productos mexicanos como Alemania, Holanda, Bélgica o Reino Unido”.

Además, el titular de esta firma también señala que “el mercado europeo es muy global, y las producciones de aguacate, mango, tomate, berries o limones de México, tienen perfectamente cabida y demanda. Probablemente, el capítulo donde más se tiene que trabajar es, sin lugar a dudas, la promoción y el marketing en el mercado europeo del sector hortofrutícola mexicano”.

Proyectar “Imagen de marca”

Por su parte, el consultor agroalimentario de Michoacán, Jaime Galván, apunta que “es necesario que México proyecte en la Unión Europea una verdadera imagen de marca, que permita posicionar mejor a las producciones agroalimentarias mexicanas en la UE. Para ello, será fundamental que tanto la administración como los operadores del sector inviertan económicamente para llevar a cabo una fuerte campaña de promoción en territorio europeo”.

Dentro del mismo contexto, la directora gerente de la firma consultora en Agronegocios y Estrategias de Comercialización Agro Innova, Ángeles Anahí Casillas Godínez, con sede en Michoacán, señala también que “a pesar de que solamente se destina entre el 5-6% de nuestras exportaciones a Europa, es un mercado muy interesante para nuestros productos, y donde tenemos grandes posibilidades de desarrollo y crecimiento”.

La licenciada Anahí Casillas reconoce que “nuestro mercado natural es Estados Unidos, pero debemos enfocarnos a diversificar nuestras exportaciones hacia otros mercados que pueden ser perfectamente complementarios al norteamericano, como es el caso de Asia, Emiratos Árabes, la Unión Europea e, incluso, también Rusia”.

La Unión Europea: mercado global para México

Para el ingeniero agrónomo y director de Ingenioo Studio, Javier Botía Yáñez, consultor especializado en negocios agroalimentarios internacionales, “es evidente que las producciones de aguacate de distintos países de Latinoamérica están creciendo en Estados Unidos, como es el caso de Perú o Colombia, por lo que es vital que los productores mexicanos apuesten por mercados como Europa donde tienen buenas posibilidades de desarrollo tanto en centro como en los países del norte”.

Además, el consultor español reconoce que “México ofrece productos de alta calidad, con un buen nivel de seguridad alimentaria, aunque está el factor de la logística, pero es un tema a superar, ya que conforme se vayan incrementando los envíos al viejo continente las cotizaciones del transporte aéreo pueden ser mucho más competitivas e interesantes. Las frutas y hortalizas de México tienen una muy buena valoración por parte de los importadores europeos, por tanto, es un mercado donde pueden perfectamente expandirse los productos mexicanos en los próximos años”.

Asimismo, el secretario general de ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) en Murcia (España), Alfonso Gálvez Caravaca, “los productos mexicanos podrían crear alianzas estratégicas con productores españoles, y así ser más fuertes para acceder al mercado europeo, y con un buen marketing y óptimos canales de distribución, consolidarse en el mismo y competir con las producciones de Chile, Sudáfrica, Argentina, Marruecos o Egipto”.

“La unión hace la fuerza, y sería muy enriquecedor que México y España unieran sus esfuerzos para conquistar el mercado europeo, y así ser más competitivos y obtener más rentabilidad comercial”, señala de manera contundente Gálvez Caravaca.

Artículo escrito por Francisco Seva Rivadulla, periodista y experto en comunicación agroalimentaria.