Comportamiento del cultivo de frambuesa con fitohormonas

Comportamiento del cultivo de frambuesa con fitohormonas

Influencia de la aplicación de fitohormonas naturales sobre el comportamiento y respuesta en etapa de fructificación del cultivo de frambuesa bajo macro túnel.

Las hormonas vegetales o fitohormonas, conforman un grupo de sustancias orgánicas naturales que actúan sobre diferentes procesos fisiológicos de la planta a bajas concentraciones, principalmente a nivel crecimiento, desarrollo y diferenciación. Se sintetizan en determinados sitios tejidos de las plantas y se translocan a otros tejidos, provocando una respuesta fisiológica en mínimas dosis (Raven et al., 1992); De sus funciones dentro de la planta es de favorecer el desarrollo equilibrado y coordinado de la misma mediante la activación o desactivación de procesos biológicos.

Publicidad

En la actualidad las auxinas, citocininas, giberelinas, inhibidores y retardadores de crecimiento, etileno, ac. Salicílico, brasinoesteroides, turgorinas y poliaminas, etc. Son considerados dentro del grupo de las hormonas y reguladores de crecimiento (Salisbury & Ross, 1994). Teniendo como función de coordinar y regular: el crecimiento de las plantas, caída de flores y frutos, el metabolismo vegetal y los tropismos. Investigaciones anteriores señalan que la acción hormonal de las plantas, suele traducirse en estímulos sobre la floración, el cuajado o el desarrollo de los frutos, adelantando la maduración y mejora del tamaño, coloración, riqueza en azucares y vitaminas (Saborio, 2002).

Un estudio realizado en solanáceas y cucurbitáceas indica la respuesta a la aplicación de los biorreguladores por ejemplo, en una rápida y mayor floración; retención de la caída de flores y frutillos: frutos con excelente desarrollo; mayor desarrollo de la planta; excelente nivel de flores femeninas para el caso de las cucurbitáceas (Kamara, 2001).

Figura1

Influyen sobre diversos procesos metabólicos tales como la respiración, la fotosíntesis, la síntesis de ácidos nucleicos y la absorción de iones.

Mejoran la expresión del potencial de crecimiento, la precocidad de la floración además de ser reactivadores enzimáticos.

Así mismo, una característica común de las hormonas es su capacidad para inducir o reprimir algún proceso de crecimiento en la planta o actuar en forma localizada en un sitio que no es el de su síntesis; es decir por lo común las hormonas se desplazan en el interior de las plantas de un lugar de producción a un sitio de acción (Fernández et al, 1986 y Weaver, 1976).