Chile seco: retos y oportunidades en el mercado

Chile seco: retos y oportunidades en el mercado

Chile seco Mexicano: Retos y oportunidades de producción

La producción mundial de chile según datos de la FAO es de 28,405,270 toneladas; la producción de frescos constituye el 92% del  total — siendo China quien produce el 54% de la producción mundial de chiles fresco, seguido por México con 6.5%. La producción mundial de chiles secos es de 2,348 millones de toneladas, produciendo India el 32%, China el 11%, Bangladesh y Perú el 7%. En este rubro, México ocupa el 10° lugar en producción, con 60 mil toneladas, en una superficie de 37 mil hectáreas, representando el 2.6% del total mundial.

Publicidad

Producción mexicana
Los principales importadores de chiles secos son Estados Unidos, Malasia, México, España y Tailandia. Los principales exportadores de chiles secos son: India, China, Perú, Malasia, España, Myanmar y México, que destaca por tener la mayor variabilidad genética de chile, siendo los principales estados productores: Chihuahua, Sinaloa, Guanajuato, Zacatecas, y Sonora; que en conjunto cultivan el 50% de una superficie total nacional estimada de 120 mil hectáreas.

Las especies de chiles de mayor importancia, por el área sembrada son: Capsicum annuum L. (jalapeño, serrano, pasilla, guajillo, ancho, mulato, pimiento y chile bell), Capsicum frutescens L. (chile manzano) y Capsicum chinense (chile habanero), los cuales ocupan el 75% del total de área de siembra.

Por el alto consumo per cápita, el 80% del total producido se destina al mercado interno y del 40% del total nacional se destina a la producción de chiles secos como el pasilla, guajillo, puya, ancho y mulato; el restante, se exporta principalmente en los tipos bell, Anaheim, y jalapeño.

Según el Sistema Nacional de Información de Mercados, los precios hasta junio de 2012 del chile seco en los principales mercados de abastos fluctúan entre los $40 a $80 pesos por kilogramo, de ahí su importancia económica y la exigencia de un buen manejo agronómico para obtener frutos de excelente calidad por el alto nivel de competencia de comercialización.

Retos y oportunidades
Hay mucha dependencia de semilla mejorada y certificada que tienen altos costos. Entre las características deseadas: alto rendimiento de frutos de calidad, uso eficiente del agua, compatible con el biofertilizantes y de bajos costos. Idealmente, la producción estaría basada en paquetes tecnológicos basados en tecnología nacional e insumos desarrollados con tecnología nacional de alta rentabilidad. Entre las posibles soluciones citamos:

1) Establecer un programa de mejoramiento genético de chiles en México.

2) Establecer un proceso de rápida multiplicación de semilla para apoyar la validación y transferencia de nuevos cultivares para los productores.

3) Paquetes tecnológicos de producción por variedad o híbrido y región productora que incluyan un manejo eficiente cultural, fitosanitario y de uso del agua e insumos para producir con la calidad que demandan los mercados.

4) Implementar el uso de bio-fertilizantes en la producción del cultivo de chile para contribuir al desarrollo de una agricultura sostenible.

5) Formación de jóvenes investigadores mediante estancias y/o desarrollo de temas de tesis de licenciatura y postgrado, para fortalecer la plantilla de futuros investigadores
en chile.

6) Generar y transferir paquetes tecnológicos acordes con el desarrollo sostenible, que permitan el manejo integral del cultivo, insectos plagas y enfermedades.

7) Liberación de al menos una variedad o híbrido de los principales tipos de chile: serrano, jalapeño, ancho, guajillo, puya y habanero, con tolerancia a enfermedades de la raíz, virales y bacterianas.

La exportación de chiles deshidratados está limitada por la alta exigencia y severas sanciones con relación a la inocuidad y seguridad. México no ha sido capaz de obtener mayores rendimientos por una serie de problemáticas que necesitan ser resueltas por instituciones gubernamentales, universidades, centros de investigación públicos y privados, técnicos y productores para poder competir en este mercado internacional.

Uribe cursó estudios de Ingeniería Agrícola y Ambiental en la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro. Su carrera maneja diferentes áreas como riego, horticultura, fruticultura y ornamentales, aunque se enfoca principalmente en las ciencias del suelo y del área ambiental. Anteriormente cursó como T.S.U. en Tecnología Ambiental.