Fórmula del éxito en producción hidropónica

Fórmula del éxito en producción hidropónica

Todo productor de invernadero debe tener en cuenta una serie de prácticas para triunfar en esta industria.

Merle Jensen, conocido por acuñar el concepto de Agricultura de Ambiente Controlado (Controlled Environment Agriculture – CEA) de la Universidad de Arizona, inicia advirtiendo que los sistemas de cultivo en ambiente controlado evolucionan rápidamente; así que algunos grandes productores han fracasado al no poder mantenerse al día a nivel tecnológico.

Publicidad

Un ejemplo es EuroFresh Farms, una de las mayores estructuras de vidrio en el mundo que tras su quiebra fue adquirido por NatureSweet en abril 2013.

Intercambiadores de calor (conductos de aire) para control climático.

Intercambiadores de calor (conductos de aire) para control climático.

Sistema de ventiladores de escape desarrollado por CEAC/U. Arizona (Eurofresh Farms).

Sistema de ventiladores de escape desarrollado por CEAC/U. Arizona (Eurofresh Farms).

Sistema de enfriamiento evaporativo con muro húmedo desarrollado por CEAC/U. Arizona (Eurofresh Farms).

Sistema de enfriamiento evaporativo con muro húmedo desarrollado por CEAC/U. Arizona (Eurofresh Farms).

En este sentido, pequeños y medianos productores llevan ventaja, ya que su tamaño les permite reaccionar ante los cambios de tecnología.

Dicho esto, la primera consideración es si merece la pena producir en invernadero, dado el costo de inversión inicial, extensión de la curva de aprendizaje y necesidad de mano de obra calificada.

Teniendo en cuenta los problemas de escasez de recursos, la necesidad de alimentar a una población mundial creciente de manera eficiente, y la demanda de productos con mejores características de calidad e inocuidad, la respuesta es — “claro que sí, siempre que se haga de manera adecuada.”

• Elimine problemas del suelo. Seamos realistas — cultivar en suelo es extremadamente difícil. Por una parte en los suelos arcillosos, tan comunes en zonas costeras en México, el agua salada se filtra en el sistema de aguas subterráneas hasta el punto que las plantas colapsan. En segundo lugar, los patógenos del suelo {Alternaria, Phytophthora, Pythium o Stemphylium}. Y en tercero, los temibles nemátodos.

¿Por qué lidiar con estos problemas? Si va a producir en invernadero, apueste por un sistema de cultivo sin suelo, o aténgase a las consecuencias.

• Limpie y desinfecte como en un hospital. Cultivar en sustrato inerte no evita problemas con patógenos del suelo — cubra el piso con plástico blanco. Así, no sólo aísla el cultivo del suelo, sino que evita que agua contaminada se evapore y transmita enfermedades al cultivo.

Otra ventaja es que el plástico refleja el 80% de la luz al cultivo, en vez del 18% que se reflejaría con suelo desnudo, lo cual es especialmente importante para las plantas jóvenes en invierno.

• Cultive en sustratos prácticos, locales y sustentables. Existen infinidad de excelentes mezclas en el mercado, pero el sustrato es solamente un sistema de anclaje, por lo que es importante centrarse en unos pocos factores. Las plantas necesitan oxígeno y nutrientes, y en consecuencia el sustrato debe tener ciertos niveles de porosidad y capacidad de retención de agua, ser económico, y fácil de transportar y reciclar.

• Adapte nutrientes a la edad del cultivo. Las plantas jóvenes necesitan mezclas diferentes de nutrientes que las adultas. Por ejemplo, en tomate se inicia con 90 ppm de N en la solución y se continúa elevando esa proporción a medida que el cultivo precisa más energía para hojas, racimos, etc. Disponga tuberías para las distintas fases fenológicas.

• Siga la luz, sin olvidar T y O2. Expertos de los Países Bajos siempre han dicho que “1% menos de luz equivale a 1% menos de rendimiento.” Sin embargo, en un experimento en cultivo de lechuga, Jensen comprobó que si la luminosidad es excesiva y genera energía calorífica, la solución nutriente se calienta, reduciéndose el oxígeno disponible para las raíces.Para controlar luminosidad (PAR) es importante disponer de pantallas de reflexión solar, así como de mallas y otros agentes de sombreo.

• Seleccione la variedad adecuada. Que produzca en invernadero, no significa que sea inmune a condiciones externas. No sólo la variedad deberá contar con un paquete de resistencias adecuado, sino desempeñarse bien en clima similar al suyo. Jensen recomienda el uso de variedades injertadas, así como espaciar las plántulas de manera que tengan tanta frondosidad como altura.

• En ventilación, no desafíe las leyes de la física. El aire caliente tiende a subir, por lo que Jensen recomienda ventilas cenitales, en particular las mariposa, por su efecto “jala y empuja.” El aire fresco entra en la estructura, y el caliente asciende y sale al exterior — así de simple. Con la ventila mariposa puede reducir la temperatura interior hasta 14 °C frente a una simple.

Otro aspecto importante es mover el aire. Cuando sus plantas están “trabajando” (fotosíntesis) tienen CO2 en las hojas, pero si no introduce aire nuevo en el dosel, sus plantas interrumpirán su actividad. Además, al mover el aire evita condensación sobre el cultivo y unifica la temperatura.

• Recicle, cuando tenga sentido. Reciclar es una práctica sustentable, pero no siempre es lo indicado. Por ejemplo, el intercultivo es arriesgado. Si inicia un cultivo joven al final del ciclo del adulto, corre riesgos de propagar enfermedades.

Lo mismo aplica al reciclaje de la solución nutriente. Un brote puntual en una hilera podría extenderse rápidamente a todo el invernadero.

• Crezca en eficiencia y calidad, no en tamaño. Una planta requiere los mismos cuidados en una estructura grande que en una pequeña. Si no puede proporcionarlos, fracasará; lo mismo aplica a sus clientes.

Si amplia su invernadero, sin la flota de transporte necesaria para entregar su producto, habrá perdido su tiempo y su inversión.

La estrategia del pequeño productor estriba en la calidad y en su rapidez de adaptación a nuevas tecnologías y tendencias. Los grandes le apuestan al volumen del genérico; usted puede competir en sabor, textura, color, presentación, y cualquier otra característica que demande el mercado de consumo.

• Asóciese, para una oferta consistente. Considere la asociación con productores de EUA y Canadá para ofrecer un producto de calidad y cantidad consistente a lo largo del año.