Prevención y curación de enfermedades de chile y pimiento

Prevención y curación de enfermedades de chile y pimiento

Marchitez del chile, Phytophthora capsici

7-29-11 MARY hausbeck_michigan_state_pepper-Phytophthora--4

Foto por Mary Huasbeck, Universidad Estatal de Michigan, EUA.

Publicidad

Descripción: Este hongo se origina en el suelo y se desarrolla rápidamente en condiciones húmedas y templadas. Puede atacar tanto plántulas como plantas maduras, dependiendo la severidad de varios factores tales como condiciones climáticas, cantidad de inóculo, variedad del cultivo y estado vegetativo de la planta, entre otros.

Daño al cultivo: Phytophthora capsici puede ser responsable de varios desórdenes que van desde la marchitez de la hoja, hasta la pudrición del fruto o de la raíz. La planta sobre la tierra manifiesta una marchitez irreversible, sin previo amarillamiento. En las raíces se produce un moho que se manifiesta con un engrosamiento y chancro en la parte del cuello. Es posible confundir los síntomas con la asfixia radicular. Presenta zoosporas que son diseminadas por lluvia y riego.

Monitoreo y búsqueda: Es típico ver áreas en el campo donde las plantas infectadas están agrupadas, con las otras plantas sanas a su alrededor y sin estar afectadas por la enfermedad. Cuando esto ocurre en áreas particulares, es una indicación del riego excesivo que ocasionó la diseminación de las esporas infectadas.

Manejo: Es una enfermedad que se puede prevenir, pero su curación resulta difícil. El control preventivo incluye cultivo en semilleros elevados para favorecer el drenaje; uso de plántulas y sustratos sanos; eliminación de tejidos de la cosecha anterior, especialmente las raíces y el cuello; empleo de patrones de cultivo adecuados que permitan la aireación; manejo adecuado del riego; uso de la solarización, y realización de rotaciones regulares con cultivos tales como lechuga, col y cebollas.

Para controlar la enfermedad, se puede aplicar mefenoxam al plantar y de nuevo 30 y 60 días después de trasplantar, mediante aspersión dirigida a la base de la planta; pero la enfermedad es tan agresiva que esta estrategia sólo funciona cuando la presión es de baja a moderada. Además, se ha reportado que mefenoxam ha desarrollado una resistencia en algunas regiones productivas. Por ello, es necesario el manejo integrado.

Un estudio de la Universidad de Nuevo México (Estados Unidos) indica que la infección de P. capsici en la planta es favorecida por los niveles de salinidad en el suelo. Según el mismo, la salinidad promueve el desarrollo de la enfermedad en plantas de chiles susceptibles a ésta. Los resultados sugieren que un manejo efectivo debería incluir la selección de variedades con tolerancia a la salinidad y resistencia a P. capsici.