Preparación del suelo para producir frutillas orgánicas

Preparación del suelo para producir frutillas orgánicas

Solo la tierra que está libre de sustancias prohibidas (ejemplo: plaguicidas sintéticos y fertilizantes artificiales) durante 3 años puede certificarse para la producción orgánica.

Una buena plantación de zarzales puede continuar produciendo durante 8 a 12 años, por lo que la selección adecuada del sitio es crítica para la longevidad del cultivo.

Publicidad

Suelo ideal de producción

Un suelo bien drenado, profundo y fértil con alto contenido de humus y libre de áreas compartidas, es ideal para las zarzamoras y las frambuesas. Ajustar el nivel de fertilidad antes de la siembra es esencial para cualquier cultivo perenne y los zarzales no son la excepción. Se requiere planificación avanzada para proporcionar las condiciones y la fertilidad necesaria para un crecimiento vegetal óptimo.

La fertilidad del suelo se mejora mediante cultivos de protección, leguminosas, abono orgánico, abono animal y fertilizantes naturales aprobados. Adicionalmente, un plan de rotación de cultivos diseñado para reducir la presión de las malezas es un aspecto crítico de la preparación del sitio. Una vez seleccionado el sitio se debe dedicar todo un ciclo agrícola a preparar el sitio y fortalecer el suelo antes de sembrar.

Variedades y de materiales propagativos

Seleccionen variedades bien adaptadas y comercializables para su suelo, con resistencia o tolerancia a las enfermedades e insectos que ocurran comúnmente. Asegúrese de establecer sus cultivos a partir de material propagativo proveniente de viveros pertenecientes a proveedores de buena reputación, sin enfermedades y con virus indexados. El comprar portainjertos para cultivo de tejidos puede ayudar a evitar problemas de virosis.

La producción orgánica requiere el uso de material propagativo orgánico certificado que no haya sido tratado con materiales sintéticos. Aún cuando se pueden utilizar fuentes no orgánicas en caso de ser necesario, la siembra debe ser manejada orgánicamente al menos un año antes de que las frutillas puedan ser vendidas como productos orgánicos certificados.

Manejo de plagas

El manejo de plagas en cultivos orgánicos enfatiza la prevención mediante buena producción y buenas prácticas de cultivo. Las plantas saludables que crecen con rapidez pueden tolerar o superar mejor los problemas de plagas. El monitoreo de plagas con inspecciones frecuentes a los cultivos y una identificación exacta, son esenciales para anticipar problemas potenciales.

La meta no es necesariamente eliminar por completo la plaga, sino manejar las plagas y enfermedades para que el daño a los cultivos se mantenga dentro de niveles económicos aceptables.

factores a tomar en cuenta

Las enfermedades son manejadas orgánicamente por medio de la selección de cultivares resistentes o tolerantes; la siembra de material propagativo sin enfermedades; la selección del sitio adecuado y las buenas prácticas de cultivo que promueven el crecimiento saludable de las plantas. Otros aspectos críticos del manejo de enfermedades, es podar las cañas enfermas y eliminar los matorrales de zarzales silvestres.

Los zarzales infectados con roya de la naranja deben ser erradicados por completo, con todo y raíces. Las cosechas oportunas que minimizan el número de bayas excesivamente maduras en las cañas, junto con una buena circulación del aire, pueden ayudar a disminuir la incidencia de pudrición de frutos.

La poda, la sanitización, el control de malezas y algunos insecticidas aprobados orgánicamente pueden ayudar en el control de plagas. La cosecha a mano, la exclusión con cubiertas de hileras y las trampas son algunas de las técnicas utilizadas para manejar los escarabajos japoneses. El mejor método de control del barrenador de la caña de frambuesa es la identificación y la destrucción de plantas infestadas.

Control adecuado de malezas

El reto principal para los productores de zarzales orgánicos es el control de malezas. Cuando se les deja sin control, las malezas compiten con las plantas por agua y nutrientes, sirven de refugio a plagas de insectos y enfermedades y reducen la circulación de aire.

Ya que no se pueden utilizar herbicidas, los productores orgánicos necesitarán implementar medidas alternativas. Al seleccionar y preparar el sitio, es preciso asegurarse de que las malezas existentes hayan sido controladas antes de la siembra. El primer paso es evitar plantar sitios con poblaciones de malezas perennes dañinas.

Para aprender más sobre el manejo de la producción orgánica en frutillas, haz clic aquí para ver más detalles.

Otras estrategias antes de la siembra incluyen la labranza y la rotación de cultivos diseñadas para reducir la presión de las malezas y la supresión de malezas mediante los cultivos de protección o cultivos trampa. El uso de acolchado es adecuado para los cultivos a largo plazo. Sin embargo, cualquier tela o acolchado utilizado debe ser colocado de manera que no bloqueen las primocañas.

También se pueden utilizar virutas de madera orgánica. Los sistemas radiculares de los zarzales son bastante superficiales, por lo que es preciso tener cuidado de no dañarlos con las herramientas o el equipo.

Requisitos de mano de obra

Los sistemas orgánicos requieren más mano de obra que los sistemas convencionales. Esto se debe a la mano de obra requerida para monitorear y manejar las plagas, además de la requerida para el control de las malezas. Los productores de zarzales orgánicos pueden requerir del 10 al 20% de horas de mano de obra adicional en comparación con los productores convencionales. 


Redactado por: John Strang, Extensionista y Mark Williams, Profesor Asociado, Universidad de Kentucky (EUA)