Demanda de agua por cultivo

Demanda de agua por cultivo

rrLa agricultura emplea más del 70% del agua utilizada en el mundo, haciendo la adopción de tecnologías para conservar este recurso una estrategia indispensable en nuestra industria. Por otra parte, las mejores estrategias de producción que un productor puede implementar son aquellas relacionadas con la aportación de agroinsumos y recursos adaptada a las necesidades específicas del cultivo y del suelo en donde ha de producirse.

Entre estas estrategias resaltan la entrega de agua basada en la estimación de demanda de agua del cultivo y el análisis de las propiedades del agua y del suelo. El incremento de inversión en afinar estos conocimientos, ahorrará tiempo y dinero al productor a largo plazo, evitando deficiencias o sobreconsumo de insumos en sus cultivos de hortalizas.

Publicidad

Calidad de agua
Antes de comenzar su producción de cultivos en invernadero o en campo abierto, es importante analizar la calidad del agua que ha de utilizar. Al conocer el contenido de sales, sodio e iones, usted podrá crear un plan de manejo adecuado que satisfaga las necesidades de sus cultivos.

3

Al recibir sus resultados de análisis de laboratorio verifique que la suma de cationes (Ca+2, Mg+2, K+) debe ser aproximadamente igual a la suma de aniones (Cl-, SO4-, NO3-).

45

5

 

Asegúrese que la Conductividad Electrica (CE) expresada en dS/m y multiplicada por 10 sea aproximadamente igual a la suma de cationes o de aniones.

Si se reporta un pH mayor de 8.2 debe haber presencia del anión carbonato (CO3-), de lo contrario, si el pH es menor de 8.2, la concentración de CO3- debe ser igual a cero.

1

Salinidad del agua. Al igual que en el extracto de saturación la salinidad se mide a través de la CE, expresada en dS/m. La salinidad se debe manejar mediante una fracción de lavado en cada riego, para mantener el equilibrio salino en el suelo y evitar su salinización. En todo caso, la interpretación depende del cultivo a establecer. Cada uno tiene su umbral y en cada uno la salinidad tiene un efecto diferente e incluso a nivel de variedad o patrón en el caso de injertos.

2

Sodicidad. La sodicidad del suelo es expresada a través de la Relación de Adsorción de Sodio (RAS). Un alto contenido de sodio en el agua podría afectar el desempeño de su cultivo.

Un contenido <2.0 es ideal, sin embargo, un agua baja en sodio, con un contenido entre 2.1 y 3.0 es aceptable. De contar con un agua con un contenido de sodio entre 3.1 a >9.0 es recomendable dar aplicaciones de yeso al suelo.

rrsidebarDemanda de agua de sus cultivos
La estimación de la demanda de agua, a través de cualquier sistema de riego, depende en gran medida del conocimiento de la cantidad de agua que consumen los cultivos y del momento oportuno para aplicarla, con el objetivo de no perjudicar su rendimiento.

La cantidad de agua que las plantas transpiran es mucho mayor que la que retienen (la que usan para crecimiento y fotosíntesis).

En una parcela dada, es difícil separar la evaporación y la transpiración, cuando se habla de las necesidades de agua en los cultivos, por lo que se usa el concepto de la evapotranspiración, que es la suma de ambos procesos.

Por lo tanto, el agua evapotranspirada debe reponerse periódicamente al suelo para no dañar el potencial productivo de la planta por estrés hídrico.

Siempre se debe recordar que la evapotranspiración depende, entre otros aspectos, de las condiciones climáticas, tipo y estado de desarrollo del cultivo, así como de la disponibilidad de agua del suelo.

Evapotranspiración Real del Cultivo (ETc)

Los métodos de cálculo de la ETc, se dividen en directos e indirectos.

Los métodos directos proporcionan directamente el valor del consumo total del agua requerida por las plantas.

Los métodos indirectos proporcionan un valor estimado del agua requerida a través de todo el ciclo vegetativo, mediante la aplicación de fórmulas empíricas basadas en datos climáticos.

Coeficiente de desarrollo del cultivo (Kc)
El efecto de la transpiración de las plantas y la evaporación del suelo está integrado en un sólo coeficiente denominado coeficiente de cultivo Kc.

El coeficiente de cultivo promedio es más conveniente porque maneja simultáneamente el efecto de cultivo y de suelo.

Los coeficientes de desarrollo de los cultivos dependen de las características propias de cada cultivo, por lo tanto son específicos para cada uno de ellos y dependen de su estado de desarrollo y de sus etapas fenológicas.

También dependen de las características del suelo y de su humedad, así como de las prácticas agrícolas y del riego. Los valores de Kc comienzan siendo pequeños y aumentan a medida que la planta cubre más el suelo.

El coeficiente de cultivo varía de cultivo en cultivo, etapa de desarrollo y región geográfica. Los valores máximos de Kc se alcanzan en la floración, se mantienen durante la fase media y finalmente decrecen durante la maduración.

En el Cuadro 6 se muestra el Coeficiente global (kg) para cultivos de hortalizas importantes.

6

Fuentes: Artículo extracto del manual “Estimación de las demandas de consumo de agua,” publicado por Sagarpa en colaboración con la Unidad Técnica Especializada (UTE) COUSSA y la “Guía para la interpretación del análisis de suelo y agua,” por Javier Z. Castellanos, Intagri.