Reduce pérdidas poscosecha

Reduzca las pérdidas

Las pérdidas poscosecha de frutas y hortalizas causadas por microorganismos a nivel mundial son del orden de 5-25% en países desarrollados y de 20-50% en países en desarrollo.

La diferencia en la magnitud del daño de ambos escenarios obedece a que en los países desarrollados prevalecen condiciones ambientales de temperatura y humedad menos favorables para la ocurrencia de daños; tienen mayor disponibilidad de recursos tecnológicos y económicos para prevenir las pérdidas poscosecha, y los mercados son más exigentes.

Las enfermedades en poscosecha provocan el deterioro de los productos antes de ser consumidos o procesados. Las frutas y hortalizas frescas son generalmente las más susceptibles al deterioro poscosecha, debido a cambios fisiológicos, daños físico-mecánicos, daño químico, y descomposición por microorganismos, los cuales en sentido estricto son considerados causas patológicas.

 

Patógenos poscosecha

Los patógenos más importantes que causan pérdidas poscosecha de frutas y hortalizas son normalmente las bacterias y los hongos; sin embargo, algunos roedores e insectos pueden contribuir a las pérdidas directamente al causar daño mecánico, indirectamente transmitiendo y creando vías de entrada para los patógenos, y como agentes de riesgo cuarentenario (caso de Moscas de la fruta).

 

Las bacterias son a menudo la causa más importante de deterioro en las hortalizas, siendo Erwinia spp. el más común causante de las “pudriciones suaves”; algunos miembros del género Pseudomonas también causan deterioro en hortalizas.

 

Con mayor frecuencia los hongos son los causantes del deterioro patológico de frutas y productos subterráneos (raíces, tubérculos, cormos, etc.).

Una amplia gama de hongos han sido caracterizados como causantes del deterioro patológico en una variedad de productos, siendo los más comunes algunas especies de Alternaria, Botrytis, Diplodia, Monilinia, Pennicillium, Colletotrichum, Phomopsis, Fusarium, Rhizopus y Mucor. Los microorganismos producen estructuras especializadas que deben ser depositadas sobre el producto para poder penetrar, invadir y eventualmente colonizar masivamente el tejido para causar daño económico.

Estos procesos requieren de condiciones húmedas para que la mayoría de los hongos y bacterias puedan germinar y penetrar el tejido del producto.

Desafortunadamente, esas condiciones con frecuencia existen en los ambientes en los cuales se manipulan los productos.

Los hongos presentes durante el período poscosecha muestran crecimiento óptimo a 20-25 ºC, dependiendo de la especie, aunque algunos de ellos responden a temperaturas ligeramente superiores.

En general, las temperaturas máximas que toleran los hongos para su crecimiento son 32 a 38 ºC, aunque algunas especies pueden crecer aún a mayores temperaturas. Las temperaturas inferiores a 15 ºC suelen inhibir el desarrollo de patógenos, aunque existe un grupo selecto de hongos (como Pennicillium expansum, Botrytis cinerea, Alternaria alternata y Cladosporium herbarum) que pueden crecer y causar deterioro a temperaturas entre –1 y 1 ºC. Obviamente, los productos que son afectados por estos hongos tienen mayor riesgo de deterioro patológico.

 

Reduce pérdidas poscosecha

A continuación presentamos una serie de recomendaciones que le ayudaran a reducir el porcentaje de pérdidas en poscosecha.

 

Buen manejo del cultivo en campo y cosecha. El control de pérdidas poscosecha causadas por hongos y bacterias se inicia en el campo. Cualquier práctica orientada a minimizar el estrés del producto en el campo, contribuye posteriormente a asegurar la durabilidad poscosecha de dicho producto. Esto incluye una adecuada nutrición, suministro adecuado de agua, buen control de plagas y enfermedades (por su efecto en la reducción de fuentes de inóculo), cosecha en el grado de madurez apropiada, buen manejo durante la cosecha y rápida iniciación de la cadena fría.

 

Tratamientos químicos. Después de la cosecha, los frutos y vegetales que lo permitan deberán ser lavados y tratados con químicos desinfectantes. El agua de lavado debe ser cambiada con frecuencia y las soluciones desinfectantes deben ser monitoreadas constantemente para mantener la fuerza germicida deseable. El cloro es el desinfectante de amplio espectro utilizado universalmente y con frecuencia se utilizan fungicidas para prevenir específicamente el daño provocado por hongos.

 

Medidas fitosanitarias. El mantenimiento de buenas condiciones sanitarias en almacenaje es esencial para minimizar la contaminación por microorganismos patógenos y por mohos oportunistas que crecen sobre la superficie de empaques, paredes y cielo raso de cuartos en los cuales prevalecen condiciones de alta humedad relativa.

 

Estos mohos superficiales, aunque no pudren los productos como agentes primarios, pueden tener un efecto indeseable, al producir etileno y otros volátiles que aceleran senescencia e inducen sabores raros al producto; o actuar como patógenos secundarios. Esas mismas áreas con mohos superficiales también pueden favorecer el desarrollo de organismos que sí causan pudriciones.

Para reducir presión de inóculo y probabilidades de infección, se debe implantar buenas prácticas fitosanitarias en áreas donde el producto es almacenado, manipulado o transportado, eliminar residuos de producto que pudieran albergar inóculo. Las herramientas, cajas, edificios, etc., deben ser limpiados o esterilizados antes de su utilización.

 

Empaques protectores. Los empaques para almacenaje y transporte deben proteger el producto de magulladuras de impacto, de compresión y de roces. Sin embargo, la humedad que se condensa usualmente en el interior de los paquetes puede promover el desarrollo de pudriciones y mohos superficiales. Otra opción sería utilizar empaques de atmósfera controlada, siempre que la relación costo-beneficio lo justifique.

 

Manejo de temperatura. Enfriamiento inmediato después de la cosecha y refrigeración del producto, es el método más efectivo para retardar el deterioro de la mayoría de frutas y hortalizas, ya que se retrasa el envejecimiento natural, producción de calor resultante de la respiración, producción de etileno, pérdida de agua y descomposición por invasión de microorganismos.

 

En general, no es posible mejorar la calidad después de la cosecha y su irreversible deterioro comienza inmediatamente. Recuerden que cuanto más cuidadosamente es manejado un producto, más lenta será la tasa de deterioro durante las siguientes operaciones poscosecha.

 

 

 

 

Más información en FHIA, Honduras, fhia@fhia.org.hn o www.fhia.org.hn

Deja un comentario

Uncategorized

Uncategorized

Producción y comercialización de cucurbitáceas

  A escasos días del Congreso Internacional de Cucurbitáceas, que tendrá lugar en Guadalajara, Jalisco, del 21 al 23 de

Uncategorized

Inversiones para el desarrollo del campo mexicano

  Durante el año 2001 se intentó construir un aeropuerto en terrenos ejidales del Estado de México (en Texcoco), dada

Uncategorized

Técnicas de fertilización

  El Departamento de Agricultura y Alimentos de California, EUA (CDFA, por sus siglas en inglés), el Programa de Educación

Uncategorized

Nemátodos beneficiosos: tus preguntas contestadas

En el boletín electrónico enviado el 4 de septiembre, 2009 te presentamos “5 Cosas que no sabías de los nemátodos

Uncategorized

Pepino persa en invernadero

  Los pepinos holandeses (Cucumis sativus), también llamados europeos o ingleses, son alargados, con piel fina y sin semillas; mientras

Uncategorized

Injerto en tomates: alternativa al Bromuro de metilo

  Cómo pueden beneficiarse los productores del uso de plantas injertadas? Xin Zhao y Eric Simonne del Departamento de Ciencias

Artículos recientes

invernadero

10 claves para construir un invernadero hidropónico

A la hora de construir y equipar un invernadero de hidroponía eficiente y capaz de producir cultivos durante todo el año, el

invernadero

Comienza tu negocio en invernadero

Personas interesadas en ingresar en el negocio de producción de frutas y hortalizas en invernadero, necesitan obtener conocimiento básico de

cebollas/ajo

El mejor método de siembra para tus cebollas

La cebolla es la segunda hortaliza más importante en el mundo, después del tomate, con cerca de 78 millones de

cultivos

Controla el gusano cogollero del maíz

El cultivo de maíz dulce en América es de importancia económica. Su cultivo se inicia durante el siglo XIX, al

cucurbitáceas

Dosis de fertilización adecuada para sandías y melones

La fertilización razonada tiene como objetivo principal establecer una estrategia de manejo integral que permita elevar y mantener el estado

eventos

Pericoli abre instalaciones en Querétaro

Termotecnica Pericoli, fabricante italiano de sistemas de ventilación, enfriamiento y calefacción desde 1967, anuncia la apertura de su filial Pericoli

eventos

Oportunidades de capacitación en enero 2015

Este enero no dejes pasar la oportunidad de asistir a cursos o talleres de capacitación en el área de producción

protección de cultivos

Uso apropiado de insecticidas en el manejo integrado de plagas

La producción de hortalizas siempre está bajo riesgo de sufrir daño por insectos-plaga desde las orugas y los gusanos verdaderos,

cucurbitáceas

Evita curvaturas en pepinos

Existen varias razones que provocan torceduras en los frutos de pepino, y en este artículo voy a explicar las principales.

horticultura protegida

Opciones de sustratos para la producción de tomate

En sistemas de cultivo en sustrato, los tomates obtienen sus nutrientes a través del sistema de riego. Una de las