Productores de Hortalizas: 10 años en Centroamérica

por |

 

Mi primera comida en Centroamérica hace veintitantos años, fue más emocionante de lo que esperaba. Había llegado a Guatemala aquella noche y estaba en un restaurante, cuando de repente, se produjo un apagón, oí unos chillidos, y todo se volvió negro, dentro y fuera. Corrían tiempos turbulentos, y pronto me acostumbré a esperar lo inesperado.
 
 
A principios de los ’90, la agitación que había caracterizado a gran parte de la región estaba a punto de calmarse. Recuerdo que cuando regresaba de un viaje a través de los países centroamericanos, sentí que finalmente paz y estabilidad habían arraigado en la región.
 
 
Hace 10 años publicamos el número inaugural de la edición centroamericana de Productores de Hortalizas. Desde entonces, esta región ha surcado unos cuantos mares bravos, pero las experiencias la han fortalecido y han estimulado un gran progreso, particularmente en exportación de hortalizas y melones.
Centroamérica ha logrado un crecimiento descomunal en exportación en la última década.
 
 
La exportación de hortalizas frescas de esta región (incluyendo República Dominicana) a EE.UU., se ha más que doblado, alcanzando $181 millones el año pasado. La exportación de melón y sandía pasó de unos $100 millones a más de $200 millones de dólares en 2007, antes de su declive en 2008.
 
 
El crecimiento en la producción de ciertas hortalizas de especialidad ha sido especialmente espectacular, con un incremento en exportación de arveja de $4 millones de dólares en 1999 a $19 millones en 2008, mientras que la exportación de vainica pasó de menos de medio millón a $14 millones de dólares.
Una lección aprendida a lo largo de esta ruta de crecimiento es que seguridad alimentaria y rastreabilidad son cruciales. En 1997, EE.UU. cerró sus puertas a la importación de frambuesas guatemaltecas tras decidir que éstas fueron la causa de un brote de cyclosporiasis.
 
En aquella ocasión, Guatemala estableció un Plan Modelo de Excelencia para hacer cumplir estrictos estándares de seguridad alimentaria en producción y empaque de frambuesas. Desde entonces, se ha establecido y aplicado ampliamente este tipo de regulaciones estrictas a través de la región para todo tipo de producto fresco destinado a la exportación.
 
 
Otra lección fue la importancia de la diversificación. Después de que numerosos productores y comunidades fueran devastados por el colapso en precios mundiales de café en 2001, la inversión privada y pública en producción y exportación de productos frescos ha dado fruto.
 
 
Ahora, varios productores aprovechan la nueva oportunidad de exportar tomates y pimientos, desde que EE.UU. abrió puertas a dichos cultivos de la región producidos en invernadero. En 2008, el valor combinado de exportación a EE.UU. de ambos cultivos superó $24 millones de dólares, escalando prácticamente desde cero en sólo tres años.
 
 
Confiamos que, de alguna manera, Productores de Hortalizas haya ayudado a los productores de Centroamérica y pueda continuar contribuyendo al progreso de esta emprendedora región.  
 

 

Deja un comentario