Presupuesto para el sector agrario

por |

 

 

Con un presupuesto de 234 mil millones de pesos, la Secretaría de Agricultura y Ganadería pondrá en marcha la operación de más de 25 programas cuyo objetivo primordial se basa en tres áreas principales — actividades de fomento y regulación, programas de reconversión, y apoyo para lograr una mayor competitividad y financiamiento a las actividades del sector agropecuario.

 

Fomento y regulación

En el primer punto destacan las actividades del SENASICA como  institución reguladora de sanidad e inocuidad de los alimentos producidos en México.

En este aspecto, se considera que los productores nacionales han logrado incrementar en un 15% su capacidad productiva durante los años de gestión del actual Gobierno. Por lo tanto, la regulación sanitaria y los procesos para controlar la inocuidad alimentaria serán un pilar importante para continuar con el incremento de la producción de alimentos de forma segura.

En este renglón, el presupuesto se aplicará en la gestión de análisis, evaluación y aplicación de los procesos productivos, como son las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), para lo cual se implementarán cursos de capacitación y seguimiento en la mayoría de las regiones productoras. Es importante mencionar que, aunque se cuenta con el apoyo de empresas certificadoras y laboratorios de prestigio en el rubro de inocuidad, la certificación oficial seguirá siendo de gran relevancia en el sector de las exportaciones.

 

Comercio exterior

Para incrementar los niveles de seguridad y apoyar las exportaciones de frutas y hortalizas frescas, es posible que durante el presente año se dé un mayor impulso a la aduana interior que se ha ubicado en el estado de Guanajuato. Asimismo, se espera que el corredor del Pacífico disponga de otra aduana interior en un punto estratégico que podría ubicarse en Sonora o Sinaloa. 

Por otra parte, los programas de fomento a la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca tendrán gran actividad para tratar de revertir el fenómeno de la reciente devaluación, ya que existe un rezago importante en la producción de alimentos que se traduce en cuantiosas importaciones.   

Los síntomas de la devaluación se han hecho sentir mediante la disminución de las importaciones de granos, carnes y productos lácteos que se esperan puedan ser sustituidas en el corto plazo con mayores volúmenes de producción. 

Un aspecto que ha venido estimulando el crecimiento del sector agropecuario, es que las importaciones de granos se han visto limitadas por la falta de las cartas de crédito que se utilizan regularmente en las exportaciones de granos de los Estados Unidos.

Por lo tanto, una parte importante del presupuesto del 2009, deberá aplicarse en las actividades de fomento para sustituir las importaciones, al mismo tiempo que se incrementan las medidas de inocuidad para garantizar un mayor flujo de las exportaciones de productos frescos.

 

Reconversión y diversificación

Por lo que se refiere a las actividades de reconversión y apoyo a la diversificación de la producción, el programa Procampo seguirá alentando la siembra de cultivos básicos y el Progan atenderá el incremento de actividades de los productores de miel, ovinos y otras especies menores para reforzar la diversificación. 

En las áreas de diversificación, la producción orgánica también será importante en los rubros de café, plátano, hortalizas y productos lácteos, en donde se ha observado un crecimiento importante en la demanda.   

Para generar un incremento real de la productividad y el acceso al financiamiento, SAGARPA dispondrá de una serie de programas cuyo objetivo será el de apoyar proyectos específicos con garantías, fondos de capitalización y mesa de inversiones. De una manera similar a lo que se ha venido realizando en el sector de servicios, la división de Agronegocios de SAGARPA creará una mesa de inversiones para apoyar la producción de bioenergéticos, tales como etanol y biodiesel. Asimismo, pondrá un mayor énfasis en el financiamiento de nuevos cultivos — almendros, olivos y productos orgánicos — y apoyará la producción de tomate y pimiento de invernadero y una mayor diversificación en la producción de hortalizas bajo malla — pepino, calabacita, melón, berenjena y chiles picosos, entre otros cultivos.

 

Esquemas innovadores 

Durante el presente año es probable que veamos los primeros proyectos de invernadero que utilicen los residuos de sus cultivos para generar energía, compostas y bióxido de carbono. La iniciativa privada dará prioridad a los proyectos que se ubiquen cerca de las termoeléctricas para aprovechar la generación de gas natural y los residuos de las emisiones de gas para alimentar sistemas de calefacción. 

Hay que recordar que los apoyos serán constituidos con una mezcla de recursos Federales y Estatales, así como también se espera una buena respuesta de las instituciones financieras, tales como las Sofoles, que han sido creadas para ofertar líneas de crédito específico a cada proyecto. 

Debido a la crisis financiera, es probable que las líneas de crédito se especialicen en carteras de exportación cuyos montos irán en función de la capacidad de pago de las empresas. Es obvio que los bancos y las instituciones de crédito tratarán de asegurar al máximo la eficiencia operativa y la rentabilidad.

Finalmente, la necesidad de alcanzar una mayor eficiencia y rentabilidad, hará que se generen asociaciones y alianzas entre pequeños productores y empresas comercializadoras. Para ello, el Gobierno podrá aportar soluciones que permitan consolidar la producción de pequeñas empresas, mediante convenios de comercio justo. La meta del Secretario de Agricultura en el 2009 consiste en alcanzar una mayor producción y al mismo tiempo mejorar los sistemas de comercialización de insumos — a fin de apoyar la integración de cadenas productivas más eficientes.

Esperamos que se logren estas metas y que veamos un campo con mayor rentabilidad en el 2009.

Deja un comentario

One comment on “Presupuesto para el sector agrario