Fertilización líquida en producción de chile bell

red_bell_pepper_GH

 

El cultivo de chile bell ha cobrado importancia dentro de las hortalizas para consumo en fresco. Se cultiva en invernadero, mallas sombra y a campo abierto, y el destino de la producción es de 80% para exportación y 20% para consumo nacional.
 
Sinaloa ocupa el segundo lugar dentro de las hortalizas cultivadas, después del jitomate. En la región de Culiacán, Sin., se cultivan hortalizas de fruto con alto nivel tecnológico, bajo el que se obtiene alto rendimiento y calidad de fruto.
 
Sin embargo, debido a la alta cantidad de nutrimentos que demandan estos cultivos y al incremento sustancial en los costos de fertilizantes, muchos productores buscan alternativas de solución para disminuir el costo.
 
Una de dichas alternativas consiste en la utilización de fertilizantes líquidos en vez de convencionales.
 

¿Por qué fertilizantes líquidos?

Recientemente en la producción comercial hortalizas se han empleado fertilizantes líquidos, los cuales contienen nutrimentos minerales acompañados de sustancias orgánicas tales como los humatos, aminoácidos y microorganismos benéficos.

Las sustancias húmicas son producto del proceso de humificación de la materia orgánica en descomposición.
 
Este proceso se produce de manera natural en el suelo cuando se realizan aplicaciones de cualquier fuente de materia orgánica. La obtención de sustancias húmicas a partir de esta aplicación toma de dos a tres años, por eso la tendencia actual se basa en la aplicación directa de estas sustancias para obtener de manera inmediata sus beneficios y ventajas.
 
Las micorrizas, rizobacterias y hongos antagónicos de fitopatógenos presentes en el suelo, ayudan al aprovechamiento de los nutrimentos por el sistema radicular de la planta.
 
 

Sustancias orgánicas en acción

• Humatos: El humus, al ser tratado con reactivos extractantes, se separa en una serie de fracciones o extractos, las cuales según su comportamiento y características se agrupan en ácidos húmicos, ácidos fúlvicos y huminas.
 
Los ácidos húmicos promueven la formación del complejo arcillo-húmico, aumentando la capacidad de intercambio catiónico (CIC) del suelo y la disponibilidad de Ca+2, Mg+2, K+, NH4+, Fe+2, Cu+2, Zn+2 y Mn+2; presenta fuerte acción quelatizante, aumentando la disponibilidad de Fe+2, Cu+2, Zn+2 y Mn+2, y mejoran la estabilidad estructural de los agregados.
 
Los ácidos fúlvicos tambien promueven la formación del complejo arcillo-húmico, aumentando la CIC del suelo, y reducen los riesgos de fitotoxicidad por exceso de metales pesados.
 
Mientras que las huminas constituyen en sí mismas una fuente de ácidos húmicos contenidos en un inicio en su estructura molecular y liberados gradualmente, aumentando o mejorando la capacidad de intercambio aniónico (CIA) del suelo y mejorando la disponibilidad de NO3-, HPO4-2 y SO4-2, y estabilidad estructural de agregados.
 
• Aminoácidos: Activan el metabolismo celular y cumplen funciones clave en la estrategia que realizan las plantas para tolerar el estrés hídrico, pueden servir como agente quelatante para diferentes elementos como P y Fe, al favorecer su transporte y penetración al interior de los tejidos vegetales. Asímismo, aplicados en mezcla con algunos nutrimentos, aumentan la eficiencia de éstos al reducir su tiempo de absorción.
 
• Micorrizas: Aumentan la absorción de agua y sustancias minerales; contribuyen a una mayor fijación de las raíces al sustrato, aumentan la solubilidad de sales insolubles tales como el HPO4-2, estimulan la actividad microbiana alrededor de las raíces, y sintetizan sustancias estimuladoras del crecimiento en plantas.
 
• Rhizobium: Se caracteriza por facilitar directa o indirectamente el desarrollo de la raíz y del follaje de las plantas. La estimulación indirecta incluye una variedad de mecanismos por los cuales la bacteria inhibe la acción fúngica sobre el crecimiento y desarrollo de la planta. La estimulación directa puede incluir fijación de N, producción de hormonas, enzimas, sideroforos y solubilización de HPO4-2.
 
• Bacillus subtilis: Esta bacteria provee un control efectivo de enfermedades causadas por hongos y bacterias en cultivos de hortalizas. Es un organismo antagónico que crece y se multiplica alrededor del área de la raíz de los cultivos, y compite con los patógenos que atacan las nuevas raíces emergentes; en consecuencia se reduce el riesgo de infestación.
 
 

Estudio de viabilidad

Para que la fertilización con fuentes líquidas sea viable, ésta debe mantener el rendimiento de fruto y los costos de producción, y no representar un riesgo de deterioro de la fertilidad natural del suelo, sino mejorarla para contribuir a un sistema de producción sostenible y armónica con el ambiente.
 
A continuación resumiremos los detalles de un estudio cuyo objetivo fue contrastar la fertilización líquida frente a la convencional en cultivo de chile bell, como alternativa para mantener o mejorar rendimiento comercial y costo de producción, para lo cual también se determinó la dinámica del contenido nutrimental en el tejido foliar, extracto de pasta y características químicas y nutrimentales del suelo, todo ello durante dos ciclos de cultivo.
 
El estudio se realizó en un lote de producción comercial de la agrícola Paralelo 38, Navolato, Sin. El sitio está ubicado en terreno plano, con suelo arcilloso (67% arcilla: 22% limo: 11% arena). El experimento se llevó a cabo en dos ciclos de producción — 2006-2007 y 2007-2008.
 
El trasplante se efectuó a los 45 días después de la siembra y la conducción del cultivo fue a campo abierto, con fertirriego, tutoreo, MIP/MIE, monitoreo nutrimental en suelo y planta, cosecha manual y proceso de clasificación y empaque.
 
Se empleó una variedad de chile bell precoz, con fruto blocky de tamaño grande, buena cobertura foliar, especial para cosecha en verde o rojo, de buena firmeza y calidad, resistente a los virus del mosaico de pepino y del tabaco.
 
Para evaluar el efecto de los dos sistemas de fertilización, se aplicaron fertilizantes líquidos formulados con base en sales minerales combinadas con sustancias orgánicas y microorganismos benéficos, y fertilizantes sólidos comúnmente aplicados en Culiacán, Sin.
 
 

Variables evaluadas

• Contenido foliar de nutrimentos. Se realizaron 15 muestreos foliares cada dos semanas, a partir de la floración del cultivo y se determinó la concentración de NO3-, HPO4-2, K, Ca, Mg, S, Na, Fe, Cu, Zn, Mo y B, en la cuarta hoja madura más joven de la planta.
 
• Análisis de extracto de pasta del suelo. Se realizaron muestreos a partir de la floración y se determinaron sus características químicas, así como la concentración de NO3-, HPO4-2, K, Ca, Mg, SO4-2, Fe, Cu, Zn y Mn.
 
• Análisis de suelo. Se realizó muestreo de suelo de 2002 a 2008 para determinar las características químicas, y la concentración de NO3-, HPO4-2, K, Ca, Mg, SO4-2, Fe, Cu, Zn y Mn de 2002 a 2008, y bases intercambiables durante los dos ciclos de cultivo.
 
• Rendimiento y costo del fertilizante. Se registró el peso de fruto (t/ha) de 15 y 13 cortes por ciclo de cultivo en 2006-2007 y 2007-2008, respectivamente, así como el costo total del fertilizante aplicado en cada sistema de fertilización, el cual incluye los costos de la fuente fertilizante (sólida o líquida), manejo y aplicación.
 
 

Resultados prometedores

El contenido nutrimental en el tejido foliar del chile bell se comportó de forma similar tanto con fertilización líquida como convencional.

Esto indica que, a pesar de que se aplica menor cantidad de nutrimentos con las fuentes líquidas, éstas favorecen la disponibilidad de las reservas de nutrimentos del suelo a través sus compuestos orgánicos y microorganismos benéficos.

Las características químicas y nutrimentales en el extracto de pasta fueron similares, y en general las características químicas en el suelo y en el extracto de pasta indican que no existen valores asociados a condiciones de efecto negativo para el desarrollo del cultivo en ambos sistemas de fertilización estudiados.
 
 
Se concluye pues que la fertilización líquida es una alternativa viable de fertilización en este cultivo, ya que disminuye el costo de fertilizante por tonelada de fruto producido y mejora el rendimiento en 11%.         

Deja un comentario