Genoma del tomate, decodificado

Genoma para tomate, decodificado

El genoma del tomate (Solanum lycopersicum) ha sido decodificado por primera vez. Esto es un paso gigante hacia el mejoramiento de rendimientos, nutrición, resistencia a enfermedades, sabor, y color del tomate y otros cultivos. El genoma fue secuenciado específicamente del tomate “Heinz 1706.” La secuencia completa del genoma así como la secuencia de una variedad silvestre emparentada han sido publicadas en el número más reciente del diario Nature.

El diario Nature publica años de investigaciones conducidas por miembros del Consorcio para la Genómica del Tomate, una colaboración internacional entre Argentina, Bélgica, China, Francia, Alemania, India, Israel, Italia, Japón, Países Bajos, Corea del Sur, España, Reino Unido, y Estados Unidos entre otros.

James Giovannoni, un científico del Instituto para la Investigación de Plantas, Boyce Thompson y del Departamento de Agricultura Estadounidense (USDA) dirige el equipo de secuenciación de tomate, el cual integra investigadores de varios institutos. La secuencia del genoma del tomate silvestre fue desarrollada en el laboratorio de Cold Spring Harbor.

Investigadores del consorcio reportan que el tomate posee unos 35,000 genes organizados en 12 cromosomas. “Para cualquier característica del tomate, ya sea sabor, resistencia a plagas inherente, o valor nutricional, hemos capturado prácticamente todos esos genes,” subraya Giovannoni.

La secuencia de estos genes y su arreglo en los cromosomas se describe en el artículo del diario Nature “La secuencia del genoma del tomate proporciona más información sobre la evolución de frutas pulposas,” cuya información permite a los investigadores un avance más rápido, y a los fitomejoradores producir nuevas variedades con características específicas deseables.

“La genética del tomate ofrece el potencial para obtener frutos con mejor sabor requerido por productores y consumidores. La secuencia genética ayudará a resolver esto, y otros problemas con la calidad y producción de tomates.” — James Giovannoni, Boyce Thompson.

Ahora que la secuencia del genoma de una sola variedad ha sido descubierta, será mucho más fácil y menos costoso para semilleras y fitomejoradores secuenciar otras variedades para investigación y desarrollo, agrega Giovannoni. Mientras la primera secuencia del genoma costó un millón dólares, las subsiguientes podrían costar alrededor de solo $10,000 o menos, con base en estos resultados iniciales.

Para proporcionar acceso a las secuencias del genoma del tomate y a especies relacionadas, el científico Lukas Mueller del Boyce Thompson junto con su equipo han creado un sitio web interactivo (www.solgenomics.net). En Estados Unidos científicos de Boyce Thompson, Zhangjun Fei y Joyce Van Eck contribuyeron a la secuencia y su análisis.

La secuencia del genoma del tomate tiene implicaciones para otras especies de plantas. Fresas, manzanas, melones, plátanos, y muchas otras frutas pulposas comparten algunas características con tomates, así que información sobre los genes y las vías relativas a la maduración de frutos podría aplicadarse a dichas especies, contribuyendo a mejorar la calidad y seguridad de los alimentos, así como a bajar costos.

“Ahora, podemos empezar a hacer preguntas interesantes sobre biología de frutas, resistencia de enfermedades, desarrollo de las raíces y calidad de nutrición,”afirma Giovannoni. Los tomates representan, sólo en Estados Unidos, un mercado de $2,000 millones de dólares.

La secuencia no habría sido posible sin el trabajo de Steven Tanksley y Greg Martin de Boyce Thompson en los ’90. Tanksley, Martin, y otros científicos desarrollaron mapas genéticos y otras herramientas moleculares para tomates con objeto de estudiar los mecanismos de resistencia a enfermedades, y al final esas herramientas allanaron el camino para los esfuerzos de secuenciar el genoma.

Deja un comentario