Portainjertos de tomate como alternativa ante condiciones de estrés salino

sidebar2

 

La búsqueda de variedades de tomate tolerantes a ciertas condiciones de suelo que interfieren con la productividad, tales como el exceso de salinidad, ha sido objeto de estudios de diversa naturaleza. En este artículo se analizan los resultados del uso de portainjertos de variedades de tomate nativas de México.

La razon de usar portainjertos es que son plantas con mayor sistema radicular, que promueven una mejor exploración del suelo, lo que se traduce en una mayor eficiencia para tomar nutrimentos y agua. Los portainjertos del estudio fueron seleccionados para tolerar diversos factores bióticos y abióticos, y simplifican y acortan los programas de mejoramiento genético.

sidebar1La tolerancia a la salinidad que se encuentra en especies cultivadas y silvestres es una alternativa práctica y económica, que ha dado lugar a la búsqueda de genes específicos.

El principal objetivo del estudio fue evaluar la respuesta de tres portainjertos experimentales derivados por selección de una población nativa de tomate, en contraste con portainjerto comercial, a tres conductividades eléctricas en la solución nutritiva Steiner. Las variedades de tomate injertadas fueron del tipo saladette y bola.

 

Material genético
Los portainjertos experimentales (76, 82 y 112) correspondieron a líneas derivadas por selección de una población nativa para salinidad en solución nutritiva Steiner, y con características de interés agronómico superiores.

Las líneas fueron desarrolladas por el proyecto “Evaluación integral de la diversidad de poblaciones nativas de tomate mexicano,” en el posgrado de Recursos Genéticos y Productividad-Genética.

La variedad de portainjerto comercial (Maxifort®), utilizada como testigo, pertenece a la empresa De Ruiter®, mientras que las variedades híbridas de tomate de crecimiento indeterminado Joya® (B-bola) y Sun 7705® (S-saladette) pertenecen a Nunhems®.

 

Método de injerto y prendimiento
El método de injerto utilizado fue el de púa, que consiste en hacer un corte horizontal en los portainjertos, y una incisión en forma de púa en las plántulas por injertar para insertarla en la plántula que servirá como portainjerto; enseguida se colocó un broche de silicón para mantener unidos ambos componentes.

Las plántulas ya injertadas se colocaron en una cámara de prendimiento a 25°C y humedad relativa de 90 a 95%; proceso que duró seis días. Posteriormente se colocaron en un invernadero con malla sombra al 35% durante cuatro días para su adaptación, y finalmente se llevaron al invernadero para su trasplante definitivo.

 

chart

Resultados de rendimiento
El incremento de la CE de 4 a 8 dS/m redujo el rendimiento en 32% en tomate bola y 36% en saladette. Esto podría explicarse por el bajo flujo de agua hacia el fruto, por efecto de la presión osmótica, ocasionando poco desarrollo de frutos.

foto2

Las combinaciones (Maxifort x B) y (112 x B) en tipo bola fueron las más sobresalientes al producir 39 y 33.5% más respectivamente, con respecto a la planta sin injertar (B). En tipo saladette las combinaciones más sobresalientes fueron (Maxifort x S) y (82 x S) con rendimientos de 48 y 40% más respectivamente, con respecto a la planta sin injertar (S). Esto pudiera deberse a que las plantas injertadas tienen mayor capacidad de extracción de nutrimentos, originando aumento del vigor de la planta y prolongando el periodo de cosecha.

 

Sólidos solubles totales (°Brix)
La CE incrementó el brix en 27% en tipo bola y 18% en saladette. Los frutos tipo bola obtenidos de plantas injertadas presentaron menos grados brix (5.0 a 5.2 respectivamente), con respecto a las plantas sin injertar B (5.9). Una tendencia similar se registró en la variedad tipo saladette.

Estos resultados demuestran que el injerto no tiene efecto alguno sobre la acumulación de sólidos solubles.

pic6

Color de fruto
Los frutos tipo bola de plantas sin injertar fueron más rojos, mientras que los frutos de plantas injertadas resultaron más opacos. En tomate tipo saladette los frutos más opacos fueron obtenidos de la combinación (Maxifort x S) y los de color rojo moderado fueron los frutos de las combinaciones (76 x S), (82 x S), (112 x S) y frutos de plantas sin injertar (S).

 

Fuente: Estudio presentado por Dr. Prometeo Sánchez García, Investigador del Colegio de Postgraduados – Campus Montecillo, Texcoco, Edo. de México (México), durante el Congreso Internacional de Tomate 2013

Deja un comentario

4 comments on “Portainjertos de tomate como alternativa ante condiciones de estrés salino

  1. arturo

    muy interesante recuerdo que aquí en la península de yucatan se hacen injertos nativos de cítricos que se vieron favorecidos a resistir plagas,fuerte sequía, quiero pensar que en hortalizas ya se esta dando este manejo

  2. ARMANDO ADOLFO ORTEGA-SALAS

    Me pareció bueno el estudio. Pero quisiera saber, aunque fuera del tema, cómo es posible erradicar la mosquita blanca del tomate saladette cuando esta en floración. Gracias.

  3. fredy alva solorzano

    Importante el trabajo de investigación para consolidar las estrategias de corrección en la producción del cultivo de tomate en suelos salinos como es le caso en varias zonas y terrenos de producción en la provincia de Huaral Perú.
    Me gustaría tener mayor información sobre avances tecnológicos y prácticos de diversas hortalizas para difundir a los estudiantes del Instituto de Educación Superior tecnológico