Modelo de producción vegetal orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

Desde hace siete años, el programa de Ingeniero Agrónomo del Centro de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), ha incursionado con mucho éxito en la producción orgánica de hortalizas, gramíneas y leguminas.

¿Por qué migramos a esta forma de producir? A partir de la revisión del Plan de Estudios del Programa Educativo de Agronomía (someter a la carrera a los procesos de acreditación de diversos organismos nacionales, la actualización de los programas analíticos de los cursos, etc.), los miembros del Comité — integrado por profesores, estudiantes, egresados y productores — se dieron a la tarea de revisar una gran cantidad de documentos publicados por diversas instancias nacionales e internacionales con el objetivo de conocer la tendencia en la producción de alimentos de origen vegetal y alinear los contenidos del plan de estudios hacia esas directrices.

Perfeccionamiento de prácticas de producción
En el informe “Agricultura mundial: hacia los años 2015/2030,” elaborado y publicado por FAO, se establece que la producción agropecuaria tiene profundos efectos en el medio ambiente en conjunto. Dicha actividad se señala como la principal fuente de contaminación del agua por nitratos, fosfatos y plaguicidas, que además de ser la mayor fuente antropogénica de gases responsables del efecto invernadero, metano y óxido nitroso, contribuyen en gran medida a otros tipos de contaminación del aire y del agua.

Según la organización, los métodos agrícolas, forestales y pesqueros, y su alcance, son las principales causas de la pérdida de biodiversidad del mundo. Los costos externos globales de los tres sectores pueden ser considerables.

La agricultura afecta también a la base de su propio futuro a través de la degradación de la tierra, la salinización, el exceso de extracción de agua y la reducción de la diversidad genética agropecuaria. Sin embargo, las consecuencias a largo plazo de estos procesos son difíciles de cuantificar. Si se utilizan más métodos de producción sostenible, se podrán atenuar los efectos de la agricultura sobre el medio ambiente.

La función de la agricultura
No cabe duda de que, en algunos casos, la agricultura puede desempeñar una función importante en la inversión de estos efectos; por ejemplo, almacenando carbono en los suelos, mejorando la filtración del agua y conservando los paisajes rurales y la biodiversidad.

La contaminación por fertilizantes se produce cuando éstos se utilizan en mayor cantidad de la que pueden absorber los cultivos, o cuando se eliminan por acción del agua o del viento de la superficie del suelo antes de que puedan ser absorbidos.

Los excesos de nitrógeno y fosfatos pueden infiltrarse en las aguas subterráneas o ser arrastrados a cursos de agua. Esta sobrecarga de nutrientes provoca la eutrofización de lagos, embalses y estanques y da lugar a una explosión de algas que suprimen otras plantas y animales acuáticos.

Insecticidas, herbicidas y fungicidas también se aplican intensamente en muchos países, tanto desarrollados como en desarrollo, provocando la contaminación del agua dulce con compuestos carcinógenos y otros venenos que afectan al ser humano y a muchas formas de vida silvestre.

Los plaguicidas también reducen la biodiversidad, ya que destruyen hierbas e insectos y con ellos las especies que sirven de alimento a pájaros y otros animales.

Iniciativa en México
Las perspectivas para el medio ambiente descritas por la FAO motivaron a la planta académica de la Institución a cambiar radicalmente los contenidos de los programas de los cursos — pasar de un proceso de enseñanza a un proceso de aprendizaje en el cual el alumno es el centro del modelo. Se implementaron además materias optativas tales como Manejo Integral de Recursos Naturales, Producción Vegetal Orgánica, Producción de Compostas, etc.; se inició la oferta del curso de extensión “Aprende a Cultivar Vegetales Orgánicos,” con el cual se ha capacitado a más de 250 participantes (productores agrícolas y otros).

Ruiz Figueroa [1996, 1999] define a la Agricultura Orgánica como un método de producción de alimentos que toma en cuenta los conocimientos de la agricultura tradicional y que integra los progresos científicos de todas las disciplinas agronómicas. Forma parte del amplio concepto de agricultura sostenible, porque responde a las preocupaciones sociales y medioambientales proporcionando a los consumidores productos de calidad, para lo cual excluye el uso de fertilizantes químicos de pesticidas de síntesis y de herbicidas.

La prevención juega un papel primordial en el control de plagas, enfermedades y de malezas. Aquí se utilizan al máximo la energía solar y menos la energía fósil, lo que mejora fuertemente el balance energético de la producción, reduciendo considerablemente su desperdicio.

De la teoría a la práctica
Con los cursos ofertados se procura que los participantes sean competentes y puedan elaborar programas de producción de cultivos empleando insumos orgánicos que permitan alcanzar rendimientos cercanos a los máximos posibles.

Para aplicar la teoría en la práctica, los alumnos son los responsables de una parcela de producción en campo.

La superficie del terreno es de 1,260 metros cuadrados dividido en 18 lomos de 1.56 metros de ancho. Entre las hortalizas orgánicas que se producen, destacan lechuga, chile, berenjena, pepino, melón, repollo, calabaza, tomate de cáscara, lechuga, col, coliflor, brócoli, chícharo, cebolla, apio, cilantro, betabel y maíz dulce.

Para el manejo agronómico de la parcela se han utilizado insumos determinados y se han desarrollado varias actividades que se presentan a continuación.

Establecimiento de cultivos en parcelas
Se comenzó con la limpieza de la parcela para eliminar residuos del año anterior; se retiraron acolchados plásticos y cintilla de riego, entre otras cosas; se aplicó un rastreo para borrar lomos; posteriormente se volteó la tierra, y finalmente se dieron dos pasos de rastra. Al concluir cada actividad, los alumnos recogían los plásticos y la basura que fuera quedando atrás.

Se marcaron y levantaron los lomos. Cada lomo fue acolchado con plástico plata/negro de 100 micras de espesor. El acolchado plástico venía perforado para establecer plantas cada 35 cm. Por debajo del acolchado se colocó la cintilla calibre 6,000 con emisores cada 20 cm, donde se colocaron dos cintillas de riego.

Es importante recordar que la cubierta plática y la cintilla de riego favorecen un ahorro de agua en el proceso productivo. Este valioso recurso es cada vez más escaso en Aguascalientes y la región.

Después de la reparación y puesta a punto del sistema de riego, se aplicó el riego de presiembra (unas cuatro horas).
La siembra se llevó a cabo el 18 de febrero, y la primera plantación se hizo en el mes de marzo. Para el proceso de escarda, se empleó una yunta de mulas.

Fertilización y nutrición
El fondo del suelo fue cubierto con una tonelada de humus de lombriz sólido y una tonelada de composta.

Para el fertirriego, se utilizó el lixiviado del proceso de producción de humus de lombriz (20 litros). Se aplicaron alrededor de 3.3 litros por cada riego en seis aplicaciones.

Manejo fitosanitario
Las plagas más comunes sufridas por esta zona de producción son pulgones, mosquita blanca, y larvas de diversos lepidópteros, entre otras.

A fin de prevenir ataques por plagas se aplicó un sistema de prevención y monitoreo.  Antes del establecimiento de los cultivos, se colocaron dos trampas con feromonas para monitoreo y control de plagas.

Se empleó la asociación y rotación de diversos cultivos los cuales permiten mantener un manejo adecuado de los insectos plaga. Se hicieron monitoreos continuos para ir evaluando las poblaciones de insectos y su distribución en la parcela de producción.

Además se sembraron semillas de girasol en los bordes de la parcela de producción. Estas plantas sirven como fuente de alimento de insectos benéficos (parasitoides y depredadores), y atraen a algunas plagas que dañan a los cultivos.

Se hizo una aplicación de 300 mL de un producto derivado del ajo en 15 litros de agua para toda la parcela en tres aplicaciones preventivas.

Control de plagas, malezas y enfermedades
Plagas. Se hicieron dos aplicaciones de 12 mL de Spinosad en 15 litros de agua en un periodo de seis meses.

Además, se hicieron cuatro liberaciones de 3 cm3 de crisopa y 25 pulgadas cuadradas de Tricograma. para el control biológico de plagas, tambien en un periodo de seis meses.

Adicionalmente se aplicaron hongos entomopatógenos, en dos aplicaciones de una mezcla de Beauveria bassiana, Metarhizium anisopliae y Paecilomyces fumosoroseus.

Malezas. Para el control de maleza se utilizó la colocación de acolchado plástico en los lomos de la parcela, permitiendo un manejo preventivo.
Enfermedades. Las condiciones climáticas en el semestre enero-junio de 2013, se caracterizaron por ser eminentemente áridas por la ausencia de lluvias. Esta condición climática fue propicia para que no hubiera presencia de enfermedades durante el ciclo para todos los cultivos que se estuvieron produciendo.

Manejo de riego
El riego de las parcelas se hizo según la evapotranspiración (ET) potencial que se medía en el tanque evaporímetro que se dispuso en la Estación Meteorológica de la Institución.

Se llevó a cabo además un control de la humedad a través de un medidor portátil.

Cosecha de cultivos
Se fueron cosechando los cultivos en función de su ciclo de vida, madurez fisiológica, etc. Parte de los productos vegetales obtenidos se obsequiaban a los alumnos (20%), y el resto (80%) se entregaba a los expendios donde se comercializan todos los productos (verduras, frutas, queso, crema, leche, carne, etc.) que se elaboran en los talleres del Área de Tecnología de Alimentos de la Posta Zootécnica del Centro de Ciencias Agropecuarias de la Universidad.

La característica principal de los productos cosechados fue la inocuidad de los mismos, y el color, aroma y sabor exquisito de los vegetales.
Se fueron midiendo los rendimientos obtenidos por todos los cultivos y los resultados preliminares muestran que los rendimientos fueron bastante satisfactorios, alcanzándose los rendimientos potenciales para cada cultivo.

Conclusión del estudio
La parcela de producción de cultivos orgánicos constituye la parte práctica de los cursos de la carrera de Agronomía que tienen relación con la Agricultura Orgánica. Atiende a la reafirmación de lo desarrollado en la teoría, de manera que el alumno enfrente situaciones reales y que a través de este tipo de vivencias aplique los conocimientos desarrollados y éstos adquieran significado para el estudiante.

Los cursos se complementan haciendo visitas a diversas empresas locales o de la región que producen cultivos orgánicos o insumos para la producción. Se lleva un registro de todas las actividades que se realizan en la parcela con el fin de certificar el proceso de producción a través de una empresa especializada.

 

Fuentes: Informe resumido “Agricultura Mundial: hacia los años 2015/2030” por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO). 2002.;  “Agricultura Orgánica: Una opción sustentable para el agro mexicano” por Ruiz Figueroa, “Tópicos sobre agricultura orgánica” por Ruiz Figueroa, J.F. 1999.

Temas: , ,

Deja un comentario

4 comentarios en “Modelo de producción vegetal orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

  1. Gran visión del stafff de profesores de la UAA, me parece excelente su contribución al futuro del estudiantado, de la agricultura, y de la sociedad en general, este desarrollo de la practica del modelo orgánico de cultivos traerá grandes beneficios sociales y medioambientales, al tiempo.

  2. Me gustaría saber si aquí en Aguascalientes ya existe algún agricultor de frutas y verduras orgánicos que tenga a la venta productos. Así mismo de venta de huevos, carne de pollo y res igualmente orgánicos. Gracias!

  3. ya agregaria que a la conclusion de estos trabajos, iniciar la transferencia de tecnologia a los productores del campo, ya que urge ir implementando estos proyectoas para poder mitigar el daños de los productos agroquimicos que se usan actualmente en el campo, felicitacionnes

    1. Estimado Esdras:

      Hemos capacitado a más de 250 estudiantes, amas de casa, jubilados, público en general en técnicas y métodos de producción agrícola sustentable y sobre todo amigable con el medio ambiente. Nos preocupa mucho el deterioro de los recursos agua, suelo, clima. Cada vez se requiere de una mayor cantidad de alimentos, sin embargo, hay menor área disponible para producir.
      Saludos.
      FRG

biorracional/orgánico
biorracional/orgánico

Respuesta de cultivos a Brasinoesteroides

Una prioridad de la agricultura moderna es encontrar alternativas respetuosas con el medioambiente que alcancen a aumentar los rendimientos, dejando

biorracional/orgánico

Los beneficios de composteo para tus cultivos (parte II)

Consulta Los Beneficios de composteo para tus cultivos, Parte I, aquí.  Supresión de Enfermedades. La composta puede ser efectiva para

biorracional/orgánico

Enemigos naturales de la Mosca blanca

  Detección temprana Es necesario asegurarse de la presencia de la Mosca blanca de hoja plateada (Bemisia argentifolii) y/o de

biorracional/orgánico

Costo de la polinización con abejas en el cultivo de melón

En México, el cultivo de melón se realiza durante todo el año, debido al clima favorable, y en virtud del

biorracional/orgánico

Logra una exitosa aplicación de Bt

La utilizacion de productos basados en Bacillus thuringiensis (Bt) le permite al productor controlar plagas y enfermedades de manera sustentable y amigable con el ambiente, sin dejar residuos — características deseables en ambos productos orgánicos y convencionales. A continuación asesores de tres empresas productoras y exportadoras de Sinaloa, México comparten sus experiencias integrando estos productos a plan de Manejo Integrado de Plagas.

biorracional/orgánico

3 componentes esenciales para implementar un sistema de agricultura de conservación

La agricultura de conservación es un acercamiento sustentable a la producción de alimentos en el presente y hacia el futuro; toma en cuenta uno de los recursos más importante en la producción de alimentos — el suelo — e implementa estrategias para cuidar y fortalecer la salud de éste.