Ingredientes activos naturales avanzan la tecnología de formulaciones

Por María José Hervás
Departamento de Comunicaciones, Seipasa

seipasa2El tiempo y el desarrollo de tecnología natural cada vez más avanzada han demostrado que existen alternativas a plaguicidas químicos que controlan plagas y enfermedades mientras evitan los efectos perniciosos de los productos sintéticos en el entorno ambiental.

Los tratamientos de origen natural se están abriendo paso a medida que agricultores y consumidores — cada vez más informados — van tomando conciencia de la relevancia de los bioplaguicidas.

El potencial del chrysanthemum
Destacan los bioinsecticidas preparados a base de piretrinas extraídas de Chrysanthemum. Su potencial pesticida ya era conocido en la antigüedad, pero no ha sido hasta la actualidad cuando se han creado formulaciones estudiadas que dan respuesta efectiva en los cultivos.

Dada su baja toxicidad para los mamíferos y su rápida acción sobre los insectos, las piretrinas se consideran una de las herramientas más eficaces para el manejo de plagas dentro del marco de la agricultura sin residuos. Pero hay que tener en cuenta muchas características para que el bioplaguicida creado a partir del principio activo de piretrina sea totalmente natural, así como efectivo.

Ciertamente, la calidad del extracto de pelitre (que contiene las moléculas de piretrina) tiene un papel importante; no obstante, hay otros aspectos relevantes que influyen en ello. Y es que sólo un pequeño porcentaje del formulado está compuesto por el principio activo, en tanto que el resto son otras sustancias que tienen una gran influencia en el resultado del producto final, tales como solventes, sinergistas, antioxidantes, tensioactivos. De ahí deriva la calidad de un bioplaguicida en comparación con otro: de los coformulantes.

Mientras en unos casos se utilizan solventes de origen botánico, en otros se incorporan disolventes químicos que facilitan el proceso de fabricación pero no son válidos para la obtención de una solución totalmente natural.

seipasa1
Otro ejemplo sería el uso de sinergistas sintéticos, como es el Butóxido de Piperonilo (PBO), muy empleado en plaguicidas y especialmente para las piretrinas. A la vez, es una sustancia que debe ser tratada con enorme precaución ante las conclusiones de la 10 EPA US, que la incluye en el grupo C, es decir, como posible carcinógeno.

Óptima Emulsión
Para conseguir una eficacia óptima es fundamental obtener una buena emulsión tipo aceite en agua (O/W) y evitar de este modo problemas habituales en la aplicación de formulados fitosanitarios de origen natural tales como el cremado, la sedimentación, la floculación y la coalescencia.

PIRECRIS® es un biopesticida que responde al perfecto balanceado de seis moléculas de piretrina extraídas de Chrysanthemum y a la incorporación de componentes exclusivos, fruto de un exhaustivo proceso de investigación.

Su aplicación produce alteraciones inmediatas en la transmisión del impulso nervioso del insecto, proveyéndole al productor mayor control sobre sus plagas sin sacrificar la sustentabilidad del medio ambiente en el proceso.

Topics: , ,