Manejo de soportes de cultivo

por |

Los soportes de cultivo se aplican en cultivos de tomate, pepino, pimiento, calabacitas, ejotes, fresillas y melones.  Incluyen anillos de diferentes calibres, ganchos con rafia, o con carrete,  horquillas, puentes,  grapas, hebillas o soportes de racimo y algunos otros aditamentos para el manejo de los cultivos de crecimiento indeterminado.

Entre las ventajas de los soportes de cultivos se encuentran la facilidad de colocación, la mayor ventilación y aireación del cultivo, el acceso a la planta, la correcta aplicación de productos sanitarios y de control de plagas y enfermedades, así como el facilitar la cosecha.

Sobrecarga de frutos

Generalmente, cuando existe una mayor carga de frutos – debido a la densidad y el potencial de los híbridos de invernadero- la planta puede sobrecargarse y romperse el tallo, reduciendo  un buen porcentaje de la productividad.

Si hacemos cuentas de cuantos frutos por planta se pierden debido a la falta de soportes, podríamos ver que la inversión se recupera fácilmente.

Inclusive hay productores, que utilizan los soportes para facilitar el trabajo y reducir el  costo de la mano de obra.

“Es mucho más fácil manejar una planta que tiene soportes, sin riesgo de dañarla” comenta un productor que ha venido utilizando hasta 15 anillos por planta de tomate indeterminado.

 

Manejo de soportes

Las aplicaciones de los soportes del cultivo, especialmente en el tomate se utilizan para colgar la planta del tutor, mediante ganchos de alambre.

 

Aunque este  procedimiento es necesario para guiar y soportar el tallo, los diferentes tipos de ganchos facilitan las tareas de aclareo, desbrote y cosecha, permitiendo alcanzar altos rendimientos sin arriesgar la productividad de la planta.

Existen varios métodos de aplicación para cada tipo de gancho o anillo, y por lo tanto deberá consultarse a un técnico especializado para obtener el mejor resultado, ya que al realizar las labores de desbrote, colgado, anillado, poda y aclareo, se deberá seguir un patrón bien diseñado para alcanzar los objetivos deseados, para ello requieren tener guías del manejo del tallo. Normalmente estas guías pueden ser proporcionadas por la empresa semilera, ya que las variedades o híbridos tienen un diseño especifico.

Finalmente, es importante mencionar que aquellos productores que no utilizan soportes de cultivo, están dejando de generar mayores utilidades. Una prueba que deberán realizar es llevar un registro de plantas y frutos perdidos por la falta de los soportes.

Existen reglas como son que las puntas de las plantas nunca deberán rebasar el hilo tutor, o que los anillos deban colocarse generalmente cada seis hojas.

Es importante definir las técnicas de aclareo para eliminar los frutos que no alcanzaran el tamaño comercial y buscar que las hojas guarden una buena proporción con el número de frutos.

 

Hay quienes prefieren utilizar anillos solo hasta el cuarto racimo, mientras que otros van salteando los anillos y los soportes para reducir los costos de estas aplicaciones, y al obtener buenos resultados, aumentan el número de soportes en el siguiente ciclo.

 

Posteriormente, al determinar las pérdidas, podrían ir utilizando gradualmente el tipo y el número de soportes por planta.

Otro comentario, es que algunos productores deciden reutilizar los anillos o soportes de ciclos anteriores, con lo cual se están arriesgando a generar una posible contaminación. En este caso, es muy importante que la desinfección sea muy meticulosa.

Hay que recordar que el objetivo final de los soportes es aumentar el rendimiento, pero no el poner en riesgo la productividad.

Deja un comentario