Propiedades del suelo

soil_phases_istock

El conocimiento del suelo de cultivo permite el aprovechamiento de sus cualidades para obtener mejores rendimientos, dándole un manejo sustentable que no lo sobreexplote ni lo agote.

El suelo es un sistema compuesto de tres fases — sólida, líquida y gaseosa — que lo hacen heterogéneo, trifásico, particulado, disperso y poroso, a la vez que le otorgan características de importancia agronómica.

La fase sólida es la que rige el espacio ocupado por las otras dos; si bien la líquida desplaza a la gaseosa cuando el suelo está saturado y ésta ocupa el volumen total cuando el suelo está seco. En condiciones de coexistencia de ambas, líquida y gaseosa, el espacio poroso más grueso es ocupado por gases, mientras que el más fino es el dominio de los líquidos.

Lo anterior indica que las fases del suelo no sólo están interrelacionadas sino que son interdependientes.

 

Fase sólida del suelo

La fase sólida, conocida como “esqueleto o matriz,” compone el 50% del suelo, dándole forma y estabilidad. Es responsable del comportamiento de éste, ya que es la única fase que permanece en él. Se compone de una fracción inorgánica y una orgánica.

La primera está constituida por minerales, siendo de interés agronómico las partículas inferiores a 2 mm de diámetro tales como las edáficas (arena, limo y arcilla). Estas partículas, al unirse forman los agregados que a su vez constituyen la estructura del suelo y determinan la circulación del agua y del aire, así como la disponibilidad de nutrientes para las plantas.

La fracción orgánica (edafón), está compuesta por organismos específicos del suelo (bacterias, hongos, anélidos, artrópodos, insectos y pequeños mamíferos), que mediante ciertos procesos de descomposición, transformación y síntesis transforman la materia orgánica en compuestos húmicos y no húmicos.

El edafón descompone este tipo de sustancias orgánicas dejando solamente residuos difícilmente atacables.

El resto son transformados por microorganismos, reteniendo una parte como componentes propios.
El producto de tal transformación es una mezcla compleja llamada “humus,” que constituye entre 65 y 75% de la materia orgánica de los suelos minerales.

El color oscuro del humus refleja calor y luz solar, permitiendo que el suelo retenga humedad.
Por procesos de síntesis y polimerización del humus, se producen los llamados ácidos húmicos, los cuales son usados eficazmente como abonos y mejoradores de suelos.
Fase gaseosa

La respiración y los procesos de óxido-reducción se producen en la fase gaseosa o “atmósfera edáfica,” que compone el 25% del suelo y cuya composición es similar a la del aire atmosférico, pero en proporción variable.

Su contenido de O2 oscila entre 10 y 20%, pero nunca alcanza el 21% del aire atmosférico — de ahí la importancia de mantener aireado el suelo para que raíces y microorganismos obtengan O2 suficiente para el proceso metabólico.

Los gases ocupan los espacios libres que deja la fase líquida en los poros del suelo. El intercambio gaseoso entre suelo y atmósfera se produce por cambios de volumen experimentados por la fase sólida del suelo en las alternancias térmicas ocurridas entre día y noche; también se incrementa por periodos de lluvia que desalojan la práctica totalidad del aire existente, que es absorbido de la atmósfera a medida que el agua va abandonando el suelo a través de la macroporosidad, que es el dominio de los gases.

 

Fase líquida del suelo

La fase líquida o “agua del suelo” forma el 25% de éste y contiene agua de precipitaciones, mantos freáticos, y escorrentías que una vez estuvieron en contacto con la fase sólida.

La porosidad del suelo impacta directamente sobre el flujo del agua en el sistema y las relaciones agua-planta, y depende de la estructura y textura del suelo.

El aire se encuentra en los microporos y el agua en los macroporos. El movimiento del agua en el perfil del suelo es regido por el factor gravitacional, de capilaridad, e hidráulico; mientras que en un suelo no saturado, el movimiento hídrico está dado por la sortividad y la conductividad hidráulica. La compactación del suelo produce la disminución de macroporos y reduce la conductividad hidráulica.

 

Consecuencias para el manejo

El suelo es un sistema sin equilibrio, ya que se producen reacciones físicas, químicas o biológicas que alteran sus propiedades. Los parámetros físicos y químicos del suelo son vitales para poder comprender la relación agua-suelo-planta que permite al productor obtener los rendimientos deseados mientras explota el recurso suelo de manera sustentable.

Fuente: Prácticas de Física de Suelos. Depto. de Ciencias del Suelo. UAAAN (México)

Deja un comentario

cultivos
cultivos

Cómo los patógenos sobreviven y dañan la cosecha de papa

Algunas de las plantas y algunos de los animales con los que estamos familiarizados tienen una cosa en común: requieren

cultivos

Entrevista con Directora Gerente del Sistema Producto Fresa de Guanajuato

La situación del sector de la fresa y las berries en Guanajuato es analizada por la Licenciada Elsa Virginia Acosta

cultivos

Un colorante ayuda a medir la retención del riego en suelos arenosos

Los productores de hortalizas han adoptado distintos métodos de riego por goteo, al igual que el uso de plástico y

cultivos

Técnicas fundamentales para establecer un programa de riego eficaz

El riego es una de las actividades de mayor impacto en el sector agrícola. La producción de cultivos puede llevarse

cultivos

Taller de capacitación para trabajadores de habla hispana en Pennsylvania

Capacitación Práctica de Campo para trabajadores de habla hispana en la Industria Frutícola Los instructores de este taller práctico son

cultivos

Cómo calcular la dosis de yeso en un suelo con problemas de sodio

Metodología para calcular la dosis de yeso en un suelo con problemas de sodio Descripción general del sodio[1] El sodio

Artículos recientes
coles/de hojas

Guia para controlar la pudricion negra

Los síntomas de la Pudrición negra con frecuencia pueden ser confundidos con otras enfermedades, o incluso con estrés por sequía.

cultivos

Resumen infográfico de la fuerza tomatera de México

Solanum lycopersicum (o Lycopersicum esculentum) es una planta originaria de México o Centroamérica, un cultivo sumamente importante en el país

Home

25 productores ejemplares de México

Durante una trayectoria de 25 años en México y más de 300 números de la revista Productores de Hortalizas, hemos

horticultura protegida

5 Consideraciones a la hora de instalar un sistema automatizado de alertas en el invernadero

La temperatura dentro de un invernadero puede elevarse con rapidez en un día soleado si no tiene ventilación. De igual

cultivos

Factores nutricionales que influyen en la presencia del payaseado del tomate

Blotchy ripening o maduración irregular de los frutos de tomate, en México se conoce comúnmente como “payaseado” [imagen 1-A]. Es

eventos

Avances y alianzas para el programa Hambre Cero

Alianzas en beneficio de México Se firmó convenio de colaboración entre Agrícola El Nazario S. de P.R. de R.L. y

misceláneos

Uso de sustancias orgánicas en la fertirrigación

El uso de la fertirrigación permite un gran ahorro de agua y fertilizantes inorgánicos, mezclándolos para formar una solución nutritiva

horticultura protegida

Selección agronómica de la cubierta del invernadero

La importancia en la selección de la cubierta del invernadero tiene aspectos mecánicos o de construcción, sobre todo para la

eventos

Seminario virtual ilustra los factores para realizar la hiperproducción alimentaria

La hiperproducción de alimentos ha pasado de ser un concepto básico de producción masiva de alimentos de alta calidad a

protección de cultivos

¿Eres un productor de precisión?

¿Eres un “productor de precisión”? No responda a esta pregunta demasiado rápido. Algunos productores de hortalizas y cultivos intensivos en